A las 11.00 horas en punto comenzó ayer la formalización de Denisse Llanos, la madre de la adolescente (16) Ámbar Cornejo, brutalmente asesinada el pasado 29 de julio. Por el femicidio y violación ya fue formalizado Hugo Bustamante, pareja de la mujer….pero ayer ocurrió lo mismo con la propia mamá de la joven.

La fiscalía comienzó la lectura de los antecedentes, y cada uno de ellos es peor que el anterior. De acuerdo a la persecutora María José Bowen relata que ese crudo 29 de julio, Denisse Llanos le pide a su hijo menor que salga de la casa y que retire una caja de mercadería que le entregaban en su colegio. Cuando el niño sale del domicilio, que compartía su madre con Bustamante, la mujer llama a Ámbar, para que se dirija a la casa a retirar la pensión alimenticia que le deja su padre.

Cuando la adolescente llega a la casa- de acuerdo al relato del Ministerio Público- Llanos y Bustamante la reducen, la inmovilizan y la dejan en el dormitorio. La imputada llama a su hijo, le dice que tienen que ir a su departamento en Limache, ya que se lo quieren tomar, y parte con el niño hacia su propiedad, dejando solo a Bustamante en el inmueble.

Ese mismo día, en momentos indeterminados, “el imputado procedió a golpear repetidamente a la joven, lo que hizo con sus manos y con un objeto contundente; introdujo un paño a su boca y la accedió carnalmente, hasta provocar su muerte por la obstrucción de orificios respiratorios”.

Luego de esto, el sujeto cercenó el cuerpo con un serrucho y lo guardó en tres contenedores plásticos, que ocultó en el piso en un forado de 52 centímetros.

LAS COMUNICACIONES POSTERIORES

Denisse Llanos pasó la noche en su departamento en Limache, en compañía de su hijo. Tuvo contacto con Bustamante a través de WhatsApp:

Llanos a Bustamante: -“Mañana nos vemos”

-“Estoy tranquila, me avisas la hora, te extraño mucho”

-“Que te vaya bien en todo”

Y durante la noche

-“Buenos noches amor, te extraño mucho”

La fiscal además agrega que hubo comunicación telefónica, la mañana del 30 de junio, cuando ya Llanos tenía conocimiento del delito. “Salió del departamento de Limache y adquirió en un almacén cercano una botella de pintura para piso y dos ceras, fue al Metro y regresó a Villa Alemana, dejando a su hijo en el departamento”, explicó la fiscal.

“Ya en la casa la imputada, en conjunto con el imputado ocultaron el lugar donde estaba el cuerpo, encerando con los productos de limpieza (…) durante la tarde se comunicó con su hijo Daniel y le ordenó volver, regresó el día 30 a las 17 horas y almorzaron los tres juntos”, se agregó.

/psg