Los senadores Marco Rubio y Ben Cardin, denunciaron el viernes ante el Alto Representante de a Unión Europea, Josep Borrell, los intentos del régimen de Nicolas Maduro de realizar elecciones fraudulentas.

Los legisladores, miembros a su vez del Subcomité de Relaciones Exteriores sobre el Hemisferio Occidental, el Crimen Transnacional, la Seguridad Civil, la Democracia, los Derechos Humanos y el Problema Mundial de la Mujer, agregraron que el bloque ha reconocido “al presidente interino Juan Guaidó como el líder soberano legítimo de Venezuela”.

Además, advirtieron que “el Consejo Nacional Electoral (CNE) está violando las leyes del país al impulsar elecciones este año que no cumplen con los estándares internacionales, y que solo sirven para permitir que Maduro mantenga el poder”.

El jueves, la Unión Europea envió una misión diplomática a Caracas para tratar con el régimen y la oposición venezolana el aplazamiento de las elecciones legislativas, previstas en principio para el 6 de diciembre, para que cuenten con los requisitos mínimos, entre ellos con la presencia de observadores internacionales.

Fuentes comunitarias confirmaron a la agencia de noticias Europa Press que representantes de la UE se encuentran esta semana en Caracas y se reunirán con los principales actores políticos en el país, incluyendo el régimen de Nicolás Maduro.

En la carta enviada por los senadores bipartidistas subrayan que Estados Unidos, la UE, la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Grupo de Lima deberían colaborar para “el regreso de la democracia legítima a Venezuela”.

“Debemos trabajar juntos para demandar unas elecciones presidenciales y legislativas transparentes, libres y justas, la liberación de los presos políticos, un consejo Nacional Electoral al independiente y que todos los partidos políticos y sus directores sean rehabilitados”, señalaron.

En referencia a las “elecciones ilegítimas” a la Asamblea Nacional venezolana convocadas para diciembre, afirmaron que son un “robo” de la “voz y los derechos básicos” del pueblo venezolano para escoger a sus dirigentes.

Los senadores hicieron un recuento de la represión en Venezuela con una mención al reciente informe de una misión independiente nombrada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y también hablan en su carta de la corrupción y a la crisis económica y social del país sudamericano.

“Estados Unidos y la UE comparten el compromiso de promover y defender los valores democráticos y los derechos fundamentales en todo el mundo”, subrayaron los senadores estadounidenses, quienes hicieron votos para que sigan estando juntos “en rechazar y condenar” los intentos de Maduro por silenciar a sus oponentes y aferrarse al poder.

“Debemos apoyar a los venezolanos y sus derechos fundamentales para que tomen el control de su futuro”, señalaron.

/psg