“Desde el Frente Amplio hemos sido impulsores y defensores de las primarias como mecanismo democrático de definición de candidaturas en el marco de un proyecto político unitario, por tanto descartamos la propuesta de un pacto único nacional para primarias que desconoce nuestras diferencias con los sectores conservadores y neoliberales del país”.

Con esas palabras, la Mesa Nacional del Frente Amplio se manifestó el fin de semana, por medio de un comunicado, sobre la opción de ir a primarias en un pacto único con la oposición, para las elecciones de alcaldes.

Ante esta situación, los diputados Natalia Castillo y Pablo Vidal (ambos RD), criticaron esta postura y llamaron a reconsiderar esta opción. Ayer, casi 24 horas después de haberse cerrado a ir a primarias, la postura del bloque cambió. Definieron abrir la puerta a esta opción, pero estableciendo algunas condiciones, algo que se debería zanjar hoy cuando vence el plazo para la inscripción de pactos para primarias.

Las críticas a la actitud del FA, por parte de la ex Nueva Mayoría fueron unánimes. Pero este actuar zigzagueante del bloque no es algo nuevo. En su corta historia, han protagonizado volteretas en votaciones, firmas y cumplimientos de acuerdos, entre otras materias. Acá, unos cuantos ejemplos.

Divisiones y críticas en medio de las negociaciones del acuerdo constitucional del 15 de noviembre… y hoy lideran el Apruebo

Tres partidos del Frente Amplio firmaron el Acuerdo por la Paz, la Justicia y una nueva Constitución: Revolución Democrática, Partido Comunes y Partido Liberal, además del diputado Gabriel Boric (Convergencia Social) que lo hizo de forma personal. Y en contra de la negociación se mostraron el Partido Humanista, el Partido Ecologista Verde y de manera institucional, Convergencia Social (CS).

Esto trajo recriminaciones, renuncias y búsqueda de explicaciones. De hecho, en CS circuló una carta firmada por 73 militantes de la colectividad, quienes renunciaban al partido en rechazo a la firma del diputado de Magallanes, pese a que Convergencia Social no suscribió el pacto. “Los últimos acontecimientos y las decisiones tomadas por las instancias superiores del partido, nos indican que este no constituye el espacio que permite impulsar de forma adecuada la política de transformaciones democráticas que requiere el momento actual”, señalaban en la misiva liderada por el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp.

El edil sostuvo que “la foto, los abrazos y la puesta en escena de ayer expresa cómo, en la creación del acuerdo político, se dejó fuera a la sociedad, a la gente que marcha y que participa en los cabildos y las asambleas por miles”.

Cinco meses después, su postura sobre el plebiscito comenzó a ser diferente y se convirtió en un agente activo de la opción “Apruebo”. “En este momento viendo también la forma en que la derecha ha ido tomando rasgos autoritarios antidemocráticos, creo que no caben dos posiciones distintas, el voto Apruebo es el voto más cercano y democrático a lo que la gente ha ido sosteniendo por muchos meses en la calle”, señaló Sharp.

Lo mismo ocurrió con la totalidad de los partidos del FA que hoy se ha convertido en uno de los bloques que lidera el Apruebo.

Votaron a favor de la ley antisaqueos y luego salieron, arrepentidos, a dar explicaciones

El 4 de diciembre del año pasado, la Cámara de Diputados votó a favor del proyecto de ley antisaqueos, el cual tuvo discusión en el Congreso en un contexto en el que la violencia en las calles, producto del estallido del 18-O, era una de las principales preocupaciones del gobierno del Presidente Sebastián Piñera. Pero no solo del oficialismo, de hecho, parlamentarios del Frente Amplio se sumaron con sus votos en la sala.

Pero, al poco tiempo, dijeron estar “arrepentidos” y entregaron explicaciones. Uno de ellos fue el diputado Gabriel Boric (CS), quien a través de un video en YouTube señaló que “votamos en general porque rechazamos los saqueos y sabemos daño que han causado a trabajadores/as. La izquierda no debe temer respaldar la protesta social, enfrentar a quienes intenten criminalizarla y a la vez enfrentar a quienes se aprovechan de ella para su beneficio individual”.

En el mismo tono, el diputado Giorgio Jackson (RD), aclaró que desde el FA “nos equivocamos, porque con la excusa de los saqueos, el gobierno hizo un proyecto que crea sanciones a varias de formas de protestas como rayar las murallas o las tomas de terrenos de gente que no tiene casa”.

Añadió, en la oportunidad, que “pensábamos que si aprobábamos la idea de legislar, íbamos a sumar votos de otros diputados para rechazar esos artículos que son nefastos para la criminalización de la protesta, pero no nos resultó y al final fuimos minoría rechazando estos artículos”.

No respetaron pacto que llevaba a Gabriel Silber (DC) a liderar la testera de la Cámara

Un acuerdo administrativo para la presidencia de la Cámara de Diputados y de sus comisiones tenía la oposición desde comienzos de 2018… hasta que el FA se dio una “voltereta” en marzo de 2019. Una “operación” terminó por bajar la candidatura del diputado Gabriel Silber (DC) para presidir la testera, donde se adujeron razones personales familiares del parlamentario que fueron desmentidas. Aún así, el FA no cumplió.

Uno de los primeros en dar “explicaciones” fue el diputado Pablo Vidal (RD), quien señaló en la oportunidad que “se hacía muy difícil votar para la presidencia por alguien que estaba siendo acusado por algo tremendamente delicado.” En la misma línea, se pronunciaron otros dirigentes del sector como la diputada de Comunes, Claudia Mix. La tensión llevó a que la DC tuviera que cambiar su nombre para llegar a la presidencia de la Cámara.

Previo a esto, el diputado Matías Walker (DC), sostuvo que “nadie del Frente Amplio ha hablado conmigo para siquiera insinuarme que van a desconocer el acuerdo que tenemos firmado, por medio del cual Gabriel Silber debe ser el próximo presidente de la Cámara de Diputados. Nos enteramos por una conferencia de prensa”.

Y en marzo de este año, ya supuestamente con las divisiones superadas, lo mismo que los rumores, nuevamente Silber no logró su objetivo y Diego Paulsen (RN) ganó la presidencia de la Cámara. Esta vez el parlamentario DC no dudó en apuntar al Frente Amplio, señalando que “reinó la indisciplina, nos dimos una farra política que instala a la derecha a la testera de la corporación”. Sobre este punto, agregó: “Nos vamos a abstener de votar por cualquier miembro del Frente Amplio”.

Giorgio Jackson (RD) se suma y luego renuncia a la mesa negociadora por plan de emergencia sanitaria

El día 13 de junio de este año, en medio de la urgencia de lograr un acuerdo económico debido a la crisis producida por la pandemia, el diputado de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, tomó la determinación de restarse de la mesa negociadora con el gobierno.

El parlamentario dijo en la oportunidad a La Tercera que “el trabajo de la comisión tiene importantes avances, sin embargo, hay aspectos que para el gobierno son líneas rojas, así como algunos que para nosotros también. Prefiero no dejar esto en suspenso y mandar un mensaje claro, apoyando decididamente las urgentes medidas legislativas que mejoren la situación de las familias.

En la ocasión, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, que lideraba la mesa, “lamentó” la salida de Jackson y señaló: “Las razones que dio creo que son públicas, no tuvo piso político de su partido, cosa que sorprende por dos razones: porque de alguna forma eso -perdone la expresión- eso como que encarna una cierta forma de la vieja política”.

Esta nueva “renuncia” trajo críticas en la colectividad. Su par de RD, Pablo Vidal, señaló: “Me llama la atención esta salida intermedia, yo no lo habría hecho”. “Mi opinión y mi impresión personal es que las negociaciones son así, en el último minuto es cuando ya todo el mundo termina de mostrar las cartas y se juega el final del partido”.

Participan en Bachelet II, pero se desmarcan de la NM

Los idas y vueltas de los miembros del Frente Amplio se remontan incluso al segundo gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet. En su administración, altos dirigentes de RD participaron de forma activa, como Miguel Crispi y Gonzalo Muñoz, el Ministerio de Educación.

El 23 de mayo de 2016 renunciaron al gobierno, explicando que su partido, Revolución Democrática, había “decidido colectivamente construir una alternativa política distinta de la Nueva Mayoría para las próximas elecciones”. Y para eso Crispi y Muñoz se integraban “con fuerza a nuestro trabajo partidario y a los desafíos que tenemos por delante”. En la colectividad destacaron “el aporte que ambos han realizado en el proceso de Reforma impulsado desde el Ministerio de Educación y en la defensa permanente de los principios que, desde el movimiento social por la educación, hemos sostenido durante la última década insistiendo que la educación debe ser entendida como un derecho social universal”.

No pasó mucho tiempo para que el Frente Amplio renegara tanto de su trabajo en el gobierno como de toda la administración de la Nueva Mayoría, de hecho, no estar junto a ese bloque es uno de los principales argumentos en la compleja negociación para tener primarias que cumple hoy su plazo.

Por Sebastián Edwards para ellibero.cl

/psg