El Gobierno español presentó su propuesta para frenar el avance de la segunda ola de coronavirus, que está teniendo a la región de Madrid como epicentro, que consiste en el cierre perimetral de la capital y todas las ciudades del país con más de 100.000 habitantes en las que la transmisión del virus esté descontrolada.

No obstante, el Gobierno regional de Madrid volvió a rechazar la idea de confinar toda la ciudad capital apenas unos minutos antes de que comenzara una reunión prevista entre las autoridades del Ministerio de Salud español y las de las respectivas comunidades para discutir las medidas.

El Ministro de Salud español, Salvador Illa, había avanzando que el criterio de su cartera es basar la intervención en tres variables: la incidencia acumulada de coronavirus en los últimos 14 días supere los 500 casos por 100.000 habitantes, que los test PCR realizados superen el 10% del municipio y que la región tenga más del 35% de camas de cuidados intensivos ocupadas con pacientes Covid.

Ante estas condiciones, las autoridades regionales deberían imponer un confinamiento perimetral del municipio afectado en un plazo de “48 horas”, además de adoptar otras medidas restrictivas relativas a la ocupación y horario de cierre de bares, restaurantes, así como la clausura de parques infantiles.

Actualmente, este criterio coincide con diez ciudades de la Comunidad de Madrid, entre ellas la capital.

/gap