El incendio en el Estadio Monumental está desatado. Y no porque haya nuevo entrenador, ya que la salida de Gualberto Jara y la posible contratación de Gustavo Quinteros quedó diferida para una próxima reunión, que probablemente sería el sábado

La crisis deportiva e institucional que vive el cuadro “popular” no solo se ve reflejada en cancha, donde son últimos en su grupo de Copa Libertadores, si no que además están penúltimos en el Torneo Nacional.

El mal momento que atraviesa el equipo toca, en gran medida, al directorio de ByN. En ello, cuatro directores de la mesa que rige los destinos albos expresaron su preocupación y propusieron hacer una reestructuración profunda del directorio, la que incluiría una posible renuncia de Aníbal Mosa.

Mediante una carta, Carlos Cortés, Diego González, Ángel Maulén y Alfredo Stöhwing, apuntaron a siete puntos que estarían detonando la crisis: Mala toma de decisiones económicas, “desafección con la hinchada y el mundo Colocolino”, falta de respeto por el Gobierno Corporativo, entre otros.

Evidentemente que la responsabilidad fundamental recae en las principales autoridades del Club y en aquellos directores que son parte del llamado Grupo Controlador, incluidos aquellos que representan al Club Social y Deportivo”, esgrimieron en el escrito.

Sobre soluciones, argumentaron que: “rogamos a las principales autoridades del Club asumir sus responsabilidades en esta crisis, efectuar los cambios necesarios para enmendar el rumbo”, escribieron.

Al finalizar, entre las principales autoridades invocadas por el comunicado, está el presidente de ByN Aníbal Mosa: “siempre contarán con nuestro leal apoyo en la medida que sea en estricto beneficio de Colo Colo y si es necesario, en esta oportunidad, generar renuncias en los principales cargos del Directorio y producir una reestructuración, contarán con nuestro respaldo, dejando en claro, desde ya, que nosotros no tenemos ninguna ambición personal“.

Esta es la carta

Estimados Presidente y Directores de Blanco y Negro,Dado el complejo momento que vive nuestro querido Club, hemos estimado indispensable fijar por escrito la posición de los cuatro directores que suscribimos esta carta.Nadie duda que en este momento nos encontramos sumidos en una crisis muy profunda,deportiva, económica, institucional y humana.Evidentemente que la responsabilidad fundamental recae en las principales autoridades del Club y en aquellos directores que son parte del llamado Grupo Controlador, incluidos aquellos que representan al CSD por las diferentes medidas que éstos han tomado o dejado de tomar y por su estilo de conducción, que varias veces hemos criticado.El trance actual se debe, sin duda, a diversos factores, pero nos interesa especialmente remarcar algunos.
1.
 
La falta de respeto por nuestro Gobierno Corporativo.
La falta de información adecuada y oportuna para todos los directores por igual, lo cual ha llevado incluso a una investigación por parte de la CMF, las decisiones que se toman entre cuatro paredes y que llegan arregladas al Directorio o el privilegiar la popularidad antes que el profesionalismo en la toma de las decisiones, son algunos de los ejemplos de lo que ha sido una constante falta de acatamiento de lo que es el pilar de una institución de la trascendencia de ésta, su Gobierno Corporativo, más todavía, si es una sociedad abierta ala bolsa, supervisada por la CMF.
2.
 
La crisis futbolística.
Hace mucho tiempo que Colo Colo no ocupaba las posiciones en que actualmente nos debatimos en el campeonato, ni que nuestro juego no entusiasmara a nadie y que el estilo no esté de acuerdo con la filosofía del club.
3.
 
La toma de decisiones financieras sin sustento económico.
Un buen ejemplo de esto es el pago de más de 500 millones a los referentes que además creó un quiebre en el plantel que fue advertido en esta misma instancia.
4.
 
La desafección con la hinchada y el mundo Colocolino.
El mundo futbolístico está sorprendido por cómo se ha administrado el Club y el momento en que nos encontramos. Esto no es sino fruto de los diversos errores que se vienen cometiendo. No hay mística de grupo. Se mezclan los intereses del club con el personalismo y el afán de figurar.
5.
 
La responsabilidad del Club Social y Deportivo.
No es posible omitir este capítulo. Causan estupor las críticas que hace el Presidente del CSD a Blanco y Negro, señalando que el sistema de la sociedades anónimas está agotado.
 Que la administración del club debe pasar a ellos.
 
El CSD es y ha sido, desde hace muchos años, parte de esta administración en todas y cada una de las decisiones que se han tomado. Son protagonistas de este fracaso. Son parte del Grupo Controlador y han concurrido con su voto, no sólo a la designación de las actuales autoridades del Club,yendo en contra de las mayorías accionarias, sino que han apoyado todas las proposiciones a las cuales nosotros nos hemos opuesto y que son, en parte, responsables de la situación actual. Ambos directores, que representan al CSD en el Directorio de Blanco y Negro, son plenamente responsables de la situación actual del Club. Es feo y poco ético, tratar de ser parte del grupo controlador y oposición al mismo tiempo.
 6.
 
El quiebre con el mundo periodístico.
Para agravar más la situación, y tal como se señaló en su oportunidad, el asesor de confianza del Presidente y del Vicepresidente es don Juan Carvajal. Nos opusimos tenazmente a su contratación. El Sr. Carvajal no sabe de fútbol. Maneja comunicacionalmente el Club como si fuera un partido político lo que dista mucho del ambiente del deporte. Sabemos que el futbol es parte del día a día de muchos chilenos. Es un tema de nuestra sana convivencia. Politizarlo, manejarlo con filosofías de otros ambientes y extirpar a quienes nos ayudan a difundir la actividad, es de la mayor gravedad. El futbol es una actividad en la que participamos todos. No podemos excluir a aquellos con quienes trabajamos en el día a día. No podemos tener una administración cerrada a quienes son nuestros principales socios en la difusión de nuestra actividad.
7.
 
El pago al Vicepresidente eludiendo la toma de decisiones en Blanco y Negro.

Por último, hemos dejado el vergonzoso capítulo referente a cómo se han saltado lo resuelto por el Directorio de ByN. Se decidió, por motivos fundados, tal como fue explicado en su oportunidad, no otorgar a un director (Vicepresidente) un pago especial mensual, distinto al establecido por los accionistas en la Junta Ordinaria. No era necesario y no estaban las condiciones económicas para soportar esa carga. Respetar las decisiones del Directorio es fundamental en la sana convivencia de una administración. Se buscó una vía indirecta, en una sociedad que es dependiente en la consolidación de los resultados,como es la Inmobiliaria Estadio Colo Colo, generar una renta mensual, con un costo anual de alrededor de 60 millones de pesos, a un Director de la matriz, que incluso debió renunciar a la Presidencia de la Inmobiliaria. Se le encargó además, un trabajo que ya estaba encomendado a una comisión, liderada por don Marcelo Pablo Barticciotto, con una arquitecta contratada, todo lo cual fue suspendido por falta de recursos. Demás está  decir que, nuevamente, el CSD avaló esta maniobra. Colo Colo no se merece vivir este tipo de situaciones.En conclusión, les hacemos un vibrante llamado a enmendar la marcha de nuestro Club, la familia colocolina lo va a agradecer. 

Para esto, debemos respetar en su plenitud el gobierno corporativo de nuestra institución, definir un plan deportivo de mediano y largo plazo que esté por encima de los resultados, Colo Colo no puede seguir con el desfile de directores técnicos que ha tenido los últimos años, no se puede seguir contratando jugadores como un favor personal, se debe impulsar fuertemente el desarrollo de nuestra cantera para llegar al plan 60/40, apegarse a una administración financiera profesional basada en rigurosos criterios técnicos, cuidar el ambiente humanos dentro del Club con el objeto de recuperar nuestra mística a todo nivel, profesionalizar nuestra comunicación con el medio periodística otorgándole la importancia que se merece y definirnos, de una vez por todas, si vamos a luchar por el engrandecimiento de Colo Colo o no, pero si no lo vamos a hacer, rogamos hacerlo desde afuera y no desde adentro, porque eso no esético.Rogamos a las principales autoridades del Club asumir sus responsabilidades en esta crisis, efectuar los cambios necesarios para enmendar el rumbo. Siempre contarán con nuestro leal apoyo en la medida que sea en estricto beneficio de Colo Colo y si es necesario, en esta oportunidad, generar renuncias en los principales cargos del Directorio y producir una reestructuración, contarán con nuestro respaldo, dejando en claro, desde ya, que nosotros no tenemos ninguna ambición personal. Nuestro intereses que se tomen las decisiones que sirvan para la obtención de los éxitos deportivos que nuestra hinchada se merece y el engrandecimiento de nuestro querido Club.
Carlos Cortés
Diego González
Angel Maulén
Alfredo Stochwing