El economista e investigador de la Oficina del Economista Jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, Guillermo Beylis, considera que las oportunidades para la industria en la región son “muy limitadas”, dado su problema en materia de productividad y su estancamiento con respecto a la industria de otros países.

En declaraciones a Europa Press, Beylis cree que algunos tratados comerciales como el de la Unión Europea con Mercosur o el T-MEC (Canadá, Estados Unidos y México) son una oportunidad, aunque insuficiente ante la falta de productividad. “Hay que aumentar muchísimo la productividad de la región”, advierte.

En su último informe, el Banco Mundial apuntaba que la aparición de nuevas tecnologías en el contexto de la Cuarta Revolución Industrial sugería que una mayor industrialización (o reindustrialización) sería limitada en muchos países en desarrollo, de modo que aunque se aumenten los requisitos en términos de combinación y uso de plataformas electrónicas, los cambios tenderán a ahorrar en mano de obra.

“Todas las nuevas tecnologías que se invierten en la región son del tipo que no emplean mucha gente. Ahora la industria no es una fábrica llena de gente, sino llena de robots”, explica Beylis, quien detalla que aunque Latinoamérica no estaría entre las regiones más afectadas por la automatización en el mercado laboral, sí se podría observar un aumento notable en aquellos países que introduzcan en mayor medida las nuevas tecnologías.

Por otro lado, el economista del Banco Mundial señala que la región se está enfrentando a lo que el organismo considera una “desindustrialización prematura”, que no implica necesariamente una contracción del sector industrial, sino que el número de trabajos en este sector se ha estancado.

/psg