Maradona continúa siendo el entrenador de Gimnasia y Esgrima de La Plata, uno de los clubes más fuertes de la capital de la provincia de Buenos Aires, aunque poco poderoso en relación a los gigantes de la Capital Federal. Eso no asusta al campeón del mundo en el año 1986 con Argentina, que desde 2019 afrontó con éxito la titánica tarea de salvar al equipo de caer a la segunda división.

De cara al comienzo de un nuevo campeonato, los clubes comenzaron a disputar encuentros amistosos bajo un estricto protocolo en el marco de la pandemia. Fue por eso que Maradona, de 59 años, se presentó en el costado del campo de juego no con una mascarilla convencional, sino con un llamativo casco protector.

La apariencia de la gloria del fútbol mundial generó más repercusiones que el escueto marcador final del amistoso, ya que muchos asociaron a Maradona con una especie de astronauta. Incluso, vino a la mente de los argentinos aquella frase de “barrilete cósmico ¿de qué planeta viniste?”, inmortalizada por el relator Víctor Hugo Morales cuando convirtió ese inolvidable golazo ante los ingleses.

/gap