El bono clase media sigue causando polémica. Si cuando se implementó los reclamos apuntaba a las complejidades y las exigencias para acceder a él, ahora el tema se trasladó a otra verada. El Servicio de Impuestos Internos (SII) informó que unos 437.703 trabajadores dependientes presentaron diferencias entre el monto que autodeclararon como sueldo tributable de julio de 2020 al momento de solicitar ese beneficio y el real calculado a partir de sus cotizaciones previsionales obligatorias o de lo efectivamente percibido.

Más precisamente, el organismo dijo que estas personas no cumplen con el requisito legal de tener una disminución de un 30% o más en sus remuneraciones de dicho mes, respecto del promedio de ingresos totales de 2019.

De ellos, 400.603 son trabajadores del sector privado y 37.100 funcionarios del Estado, precisó un comunicado de la entidad fiscalizadora. Los recursos fiscales involucrados alcanzan a US$256 millones, dijo el organismo.

Para restituir los recursos, el SII dijo que estableció un procedimiento, sin reajustes, multas ni intereses, a través de una plataforma disponible en el sitio web de la Tesorería General de la República, hasta el 30 de noviembre. “Una vez concluido este proceso, se determinarán las acciones respecto de quienes no realicen esta devolución”, advirtió el organismo, agregando que en los próximos días contactará a estos trabajadores informándole su situación, “quienes tendrán la posibilidad de aportar antecedentes que comprueben circunstancias eventualmente no contempladas”.

Conocidos los hechos, la Fiscalía Nacional anunció por Twitter que evalúa abrir investigación penal, por eventual fraude de subvenciones. Asimismo, la entidad informó que ofició al director del Servicio de Impuesto Internos (SII) pidiendo listado completo de las personas que incurrieron en las infracciones.

/gap