A través de una declaración pública la Asociación de Industriales Pesqueros de la zona centro sur (Asipes) alertó de la presencia de una flota extranjera pescando en aguas internacionales y que avanza hacia nuestro país en busca de recursos.

Al respecto, la presidenta del gremio, Macarena Cepeda, contó que los gobiernos de Ecuador y Perú ya han alertado internacionalmente de capturas a gran escala por barcos, y que ahora, producto del cambio de temporada, estas expediciones extranjeras se trasladarán hacia el Atlántico por el Estrecho de Magallanes, cruzando aguas chilenas.

“Nuestra preocupación es económica y estratégica desde el punto de vista de la seguridad alimentaria nacional. Los recursos pesqueros chilenos, como el jurel, se han restablecido totalmente producto de las medidas de administración implementadas por la legislación, las autoridades, y respetadas por las empresas y cada uno de los actores nacionales que participan de esta pesquería, lo que ha significado la certificación MSC del jurel y esa recuperación de las biomasas”, reveló Cepeda.

De acuerdo a la dirigenta gremial estas flotas extranjeras podrían destruir “el trabajo de años por recuperar responsable y sustentablemente los recursos en Chile”, ya que, por ejemplo, en nuestro país se dejó de pescar jibia tras la aprobación de una legislación en 2019.

Pesqueras piden mayor acción desde Cancillería

Desde la Asipes también cuestionaron a la Dirección General del Territorio Marítimo (Directemar) que depende de la Armada de Chile e hicieron un llamado a Cancillería para que tomen cartas en el asunto.

De acuerdo a la organización, la Cancillería debería “dotar de mayores recursos a los organismos fiscalizadores a fin de evitar cualquier tipo de inconveniente”.

Además pidieron ayuda al Gobierno debido a que la industria pesquera en Chile ha sido una de las pocas que prácticamente no vio reducidas sus faenas durante la pandemia del COVID-19.

Según dijo Macarena Cepeda, “ninguna empresa socia se ha acogido a la Ley de Protección del Empleo. Se han hecho todos los esfuerzos necesarios para proteger a las más de 6 mil 500 personas”.

/gap