Los precios del petróleo siguieron disparados ayer martes con los inversores pendientes de la salud del presidente Donald Trump, las interrupciones de suministro de Noruega y el nuevo huracán que se acerca al Golfo de México.

Al cierre, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) se negoció este martes con un alza de 3,70%, hasta 40,67 dólares el barril, mientras que el Brent en Londres ganó 3,29% a 42.65 dólares.

Ayer lunes, el WTI en Nueva York cerró con una fuerte subida del 5,9% ante la salida de Trump del hospital donde fue tratado este fin de semana con fármacos experimentales contra la covid-19. El mandatario abandonó ayer por la tarde el hospital militar Walter Reed, en el que ingresó el viernes tras comunicar su positivo por la covid-19, y en un mensaje de vídeo pidió no temer al virus, aunque en otras imágenes tomadas mientras posaba para fotógrafos sin mascarilla respiraba con aparente dificultad.

El valor del crudo operaba en positivo también por la expectativa de que un Trump recuperado impulse el nuevo plan de estímulo para paliar el impacto económico del coronavirus en Estados Unidos, en el que los republicanos y demócratas no se ponen de acuerdo desde hace meses.

/gap