Un total de 142 páginas contiene el documento presentado por los abogados defensores del exministro de Salud, Jaime Mañalich, para responder a la acusación constitucional en su contra por un grupo de parlamentarios del Frente Amplio, el PC, el PR y el PPD.

En el escrito -al que accedió La Tercera– los abogados defensores Gabriel Zaliasnik, Dafne Guerra y Jaime Winter, realizan diversas críticas al libelo acusatorio, asegurando que “carece del más mínimo sustento jurídico y fáctico”.

En ese sentido, confirman que ante la sala de la cámara invocarán la denominada “cuestión previa” por, a su juicio, una serie de situaciones: no cumplir con los requisitos mínimos, no ser de última ratio, por instrumentalizar la acusación para fines políticos, entre otros.

“Una acusación como la intentada en la especie daña de manera irreparable una institución como la acusación constitucional, que, si bien es excepcional y de derecho estricto, es básica y necesaria, dañando de paso con ello nuestro ordenamiento jurídico e institucional”, dice el escrito.

“Ello, resulta evidente de la sola lectura del líbelo acusatorio, que carece del mínimo de seriedad y prolijidad, y pareciera ser redactado con el mero objeto de obtener algún rédito político, lo que resulta en extremo peligroso. Pareciera que los acusadores olvidan que aún nos encontramos ante un contexto de crisis sanitaria mundial, donde el foco debiera precisamente encontrarse en resolver los problemas de la población y avanzar para obtener más y mejores herramientas para manejar la pandemia del Coronavirus Covid-19”, agregaron.

Y se añadió que “sin perjuicio de ello, y con un increíble desprecio hacia la situación actual, se está utilizando la presente acusación constitucional como un arma antojadiza contra quienes dirigieron el manejo de la crisis. No olvidemos que una acusación como la de la especie no es neutra, y quita el foco de lo que realmente es importante hoy”.

A juicio de la defensa del exministro la acusación “no satisface las condiciones mínimas establecidas en la Carta Fundamental para permitir ni que la Honorable Cámara de Diputados apruebe, ni para que se lleve ante el Senado de Chile un procedimiento racional y justo, al no contener capítulos acusatorios claros, cercenando el derecho a la defensa del ex Ministro Jaime Mañalich, además de buscar establecer responsabilidades exclusivamente políticas (cuestión más propia de los juicios de destitución anglosajones y en regímenes parlamentarios) en un Ministro que ya no está ejerciendo su cargo, sin establecer cómo dicho ex Ministro sería personalmente responsable e imputable por los hechos contenidos en la acusación, y finalmente porque ésta ha sido interpuesta de forma extemporánea y con errores formales, toda vez que ha transcurrido con creces el plazo de tres meses establecidos en la Constitución Política de la República requerido para acusar a Ministros que hayan cesado en su cargo”.

/gap