Cuando Lea y Tim se conocieron en un festival de vampiros hace cuatro años, tuvieron un flechazo instantáneo. Desde entonces, la modelo y el psíquico han sostenido un romance muy extravagante, en el que consumen la sangre del otro.

Durante su primer encuentro, Tim se ofreció a leerle las cartas a Lea, y como ella lo encontró atractivo, aceptó.

“Sentí una conexión instantánea y la lectura que me hizo casi me hace llorar. Nos hicimos amigos en Facebook y después las cosas pasaron muy rápido”, dijo la modelo al sitio Barcroft TV.

Lea confesó que en primera instancia se trató de lujuria y pasión, e incluso reveló que succionar la sangre de su pareja es una experiencia mejor que el sexo. Sin embargo, después de tres años juntos, la pareja decidió formalizar su relación.

Dado que ambos practicaban el vampirismo antes de conocerse, fue algo que introdujeron a su relación al poco tiempo de haber iniciado. “Éramos muy sexuales en ese entonces, pero descubrimos que había más para dar que solo eso”, señaló.

Para llevar a cabo los actos de vampirismo, Lea y Tim utilizan navajas con las que se hacen pequeños cortes en el cuerpo o extraen sangre directamente con una jeringa para poder servirla en una copa y beberla.

“Cuando me alimento con sangre, es tan bueno como el sexo porque siento una ráfaga de vida, su esencia, su energía fluyendo hacia mí, y yo la tomo y me siento empoderado”, dijo Tim.

Aunque esta práctica podría desencadenar enfermedades como la hepatitis y el VIH, la pareja aseguró que toman medidas preventivas y se realizan exámenes médicos cada dos meses, algo que los ha unido aún más.

Tim y Lea actualmente viven en Austin, Texas, y juntos crían al hijo de Tim, Daedric, a quien procreó en un matrimonio anterior.

/gap