El consumo empieza a volver a la normalidad luego de varios meses de frías variaciones y en medio de los mayores ingresos de las personas por el retiro del 10% y las medidas de apoyo fiscal.

El Instituto Nacional de Estadísticas reportó esta mañana que el el Índice de Precios al Consumidor (IPC) experimentó una variación de 0,6% en septiembre, el mayor salto desde enero pasado cuando mostró la misma alza.

La cifra pulveriza las expectativas de mercado que en promedio esperaba una variación de 0,3%.

Con este resultado, la inflación acumulada en el año llega a 2,1% y en doce meses a 3,1%. El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, puso paños fríos al dato y recordó que las proyecciones del mercado para la inflación acumulada en 2020 es de 2,9%, valor que está casi en el centro del rango del Banco Central (2%-4%).

“Es algo importante porque nos da un marco d estabilidad de precio respecto a cuál es la variación de la canasta de bienes y servicios que consume una familia chilena. Es muy importante que la inflación esté dentro de ese rango para todas las familias chilenas”, dijo el ministro.

/gap