El jefe técnico de los granates Oscar Correa, quien estará sentado en la banca en el duelo con los azules y probablemente ante Palestino, el próximo miércoles, reconoce que lo primero es afianzar la confianza de los jugadores para ir a buscar un buen resultado a la capital.

Van cuarenta y ocho horas desde que el entrenador Oscar Correa, asumió por primera vez, de manera interina, el  trabajo en el primer equipo de CD La Serena y la intensidad de la exigencia se multiplica por mil.

Tras la salida de Francisco Bozán del cargo, Correa, quien tiene a cargo el fútbol joven, estará sentado en la banca serenense en el Estadio Nacional, buscando que La Serena pueda, por fin, encontrarse con la esquiva victoria.

Califica el técnico que estas primeras horas con el primer equipo han sido positivas, “hemos encontrados una gran respuesta, hay un grupo que está con toda la intención de entregar el máximo esfuerzo para tratar de salir del complicado momento en que se encuentra el club”.

Sin saber la fecha en que terminará su responsabilidad con la primera plantilla, indica que el ideal es trabajar por sacar adelante el club, “es una linda responsabilidad, el directorio ha puesto su confianza y nos proyectamos en el día a día, no nos han dicho el tiempo,  tengo claridad que pueden ser uno, dos días  o un fin de semana, quiero aportar para que la institución y el proyecto del futbol profesional, reciban nuestro granito de arena para avanzar”.

Ya pensando en la U de Chile, puntualiza que lo importante es trabajar el aspecto emocional y lo mejor es adecuar la fórmula a las características el plantel, “lo primero es segurizar, es asertivo preocuparse desde atrás hacia adelante, ocupar los espacios en el campo de juego y que los jugadores se desenvuelvan en una posición donde se sientan cómodos, a partir de ahí elaboraremos nuestro plan de juego”.

/