Imposible negarlo: el optimismo antes de comenzar el partido era muy escaso. Por no decir nulo.

Por varias razones, la primera y más importante es que la crítica y el hincha no le creen a Reinaldo Rueda. Por la razón que sea, justificada o injustificada, no le creen.

Segundo, porque el covid y las lesiones fueron disminuyendo a la selección, especialmente en el sector defensivo. Lo que hizo que a la cancha del estadio Centenario saltara una formación inédita, que nunca había jugado con la camiseta roja

Y tercero, por la historia. Los números en Montevideo son lapidariamente favorables para Uruguay.De ocho partidos disputados, apenas un empate ha podido rescatar la selección chilena y fue camino a Sudáfrica 2010. El resto, sólo victorias para los charrúas.

¿Algo a favor de la selección chilena?…Tal vez el que se juegue con el Centenario vacío. Es sabido que el público charrúa hubiera llenado el estadio y lo que pesa el aliento de una afición fanática por la celeste.

CONTRA VIENTO Y MAREA

Así,con todo en contra salió la selección chilena a iniciar su cambio rumbo al Mundial de Qatar 2022.

Rueda paró un equipo con una línea de tres (otra apuesta del técnico), pero que a la hora de defender a los dos hermanos Diaz y Sierralta, se agrega Baeza por el centro y Fuenzalida y Vegas por los costados.

Para tener y pelear la posesión de la pelota, Aránguiz, Vidal y Alexis Sánchez, agregándose éste a Eduardo Vargas a la hora de atacar el arco de Campaña.

De hecho, en la primera jugada en ofensiva, se juntaron muy bien Vargas y Sánchez y el remate del delantero del Inter obligó a exigirse al meta uruguayo para contener abajo.

Por su parte, los uruguayos también mostraron en su primera aproximación, una de sus armas favoritas: el juego aéreo. El gigantón Coates ganó de alto y su cabezazo se perdió ancho.

Y a los 10 minutos apareció otro factor importante en el juego ofensivo de los charrúas: el remate de Valverde. Si no es por Gabriel Arias la clavaba en un ángulo. El balón rebotó en el travesaño.

Pasado el cuarto de hora, queda en evidencia que la lucha es muy cerrada en medio campo, donde como es habitual Chile se hace fuerte con la presencia de Vidal y Aránguiz. Bien respaldados por Baeza.

Y la defensa «improvisada» responde perfectamente a las exigencias, con mucho trabajo para Sierralta en el juego aéreo y la seguridad en la marca de los Diaz y Vegas.

PENAL DE VAR

En un trámite tan parejo, el desequilibrio lo produjo el VAR con una decisión muy polémica del árbitro Aquino, tras llamado del VAR.

Vegas fue a cruzar a Rodríguez que entraba destapado por la derecha. El chileno se barrió para interceptar el centro del uruguayo y la pelota efectivamente le dio en la mano.

Sin embargo, la repetición de la jugada mostró que fue un rebote,ya que el balón inicialmente le pegó entre pierna y pecho.

.

mano
La mano de Vegas
mano
La mano de Vegas

El juez paraguayo cobró penal, Suárez ejecutó engañando a Arias y se abrió la cuenta en el CentenarioLuis Suárez puso el primer gol en el Centenario

CHILE ADELANTA SUS LÍNEAS Y EMPATA EL PARTIDO

En la desventaja, Chile salió adelantando sus líneas para intentar igualar el marcador.

De hecho, en la primera jugada del segundo tiempo se produjo el primer remate de Arturo Vidal al arco de Campaña.

Y la defensa uruguaya comenzó a tener problemas. Hubo una jugada confusa en la que cayó Díaz en el área.

Hasta que  a los 53´llegó el empate una tremenda jugada en la que se juntaron todos los de la generación dorada: recuperó la pelota Vidal, la tocó Vargas para Aránguiz y este la jugó en profundidad para Alexis. El tocopillano definió con clase ante la salida de Campaña. tocándole la pelota al segundo palo.

.

Aránguiz
El pase genial de Aránguiz
Alexis
El remate colocado de Alexis para el gol

La Roja celebró con todo el gol

Para los que creyeron que Chile podía replegarse para defender la igualdad, Rueda los contradijo con dos cambios con clara intención de tener más ataque.

Ingresó Pinares por un deslucido Fuenzalida y en ataque, para ganar en pierna fresca y en velocidad mandó a la cancha a Dávila (de muy buen presente en México) por Vargas.

El Maestro Tabárez también jugó sus cartas y especialmente con el ingreso de Nández ganó lucha en medio campo y Uruguay pudo también disputar la pelota y el control del juego en los minutos finales.

AQUINO NO QUISO QUE GANARA CHILE

Y en el minuto 90 se produjo la jugada que pudo ser clave en la resolución del partido.

Dávila entró por la izquierda y su centro fue interceptado claramente con la mano por Godín. Un penal muchísimo más claro que él que le cobró a Chile y el paraguayo Aquino ni siquiera se dio tiempo para ir a consultar el VAR

En la jugada siguiente, para hacer aún mayor la injusticia, Gómez capturó a la entrada del área un rechazo de Sierralta y derrotó con un violento remate bajo a Arias.

Hubo una duda, porque aparentemente Gómez tocó la pelota con el brazo antes de rematar al arco. Pero nuevamente Aquino no fue al VAR.

De esta manera lo perdió Chile (aunque pudo empatarlo con un cabezazo de Roco en el último minuto).

Un equipo que respondió por sobre lo esperado, con varios debutantes que aprobaron y con un resultado absolutamente injusto.

Porque Uruguay no hizo nada para ganarlo y Chile no mereció perderlo.

Aquino y el VAR dijeron otra cosa

/Gerardo Ayala Pizarro

Fotos:Redgol