El año pasado el gobierno ya se había abierto a la idea de incorporar en la reforma de pensiones que las personas con una enfermedad terminal puedan “retirar” sus fondos de la AFP de manera anticipada. Más tarde, esto se transformó en un compromiso del Ejecutivo.

De hecho, el Presidente Sebastián Piñera reafirmó en julio de este año que en la reforma quieren incorporar “el derecho de los enfermos terminales o con baja expectativa de vida, de aumentar sus pensiones mediante un retiro anticipado de sus ahorros previsionales”.

Pese a que lo que propone el gobierno no es un retiro de fondos per se, lo que ha planteado anteriormente el Ejecutivo es que podrían ingresar indicaciones en la reforma de pensiones para que las personas que tengan una enfermedad catastrófica puedan recibir una mayor pensión, ya que los fondos que hayan acumulado durante su vida, serían calculados en base a su real expectativa de vida, y no según las actuales tablas de mortalidad que rigen para toda la población por igual.

Pero en las últimas semanas el gobierno ha estado evaluando poder enviar una ley corta sobre este tema, señalan fuentes de La Moneda, y que vaya en paralelo a la reforma previsional, tema que aún no está del todo zanjado, pero está entre las alternativas, señala una fuente de Palacio.

/gap