El retiro anticipado de fondos previsionales en caso de enfermedades terminales fue un tema clave esta semana.

El gobierno recién está analizando el asunto, pero ¿cuál es la expectativa de vida que debe tener una persona para calificar como enfermo terminal? En Chile, no existe una definición de este tipo, “cuestión que debería ser considerada en caso de crear un beneficio”, comenta el gerente general de Ciedess, Rodrigo Gutiérrez.

Pero sí existen ejemplos a nivel internacional donde se pueden retirar recursos antes de la edad legal de jubilación.

En Australia un enfermo terminal es alguien que tiene una expectativa de vida de máximo dos años. En el extremo opuesto está Costa Rica y Canadá, donde son máximo seis meses de vida.

“Considerando la experiencia de otros países, y si uno revisa los meses de sobrevivencia de patologías de alta mortalidad nacionales, encontramos que el período de seis meses es el adecuado. Esto no quiere decir que no se deba profundizar en dicho cálculo, con toda la evidencia sobre la mesa”, dice Sebastián Izquierdo, director ejecutivo de Horizontal. Lorena Hoffmeister, directora de la Escuela de Salud Pública de la U. Mayor, recuerda que las enfermedades terminales cambian constantemente: “Hace 30 años había cánceres o enfermedades como el Sida que eran muy letales y con un progreso rápido, y que implicaban que la sobrevida era muy corta. Lo que ha pasado es que algunas patologías que son detectadas tempranamente y tratadas con intervenciones que han probado que funcionan, ya no son resultan ser terminales y las personas tienen mayor probabilidad de sobrevivir más años”.

Australia permite retirar fondos cuando a una persona le quedan hasta 2 años de vida

En Australia, cuando una persona se jubila a la edad legal, puede retirar todos sus fondos previsionales, lo que por lo general está exento de impuestos, comenta el gerente general de Ciedess, Rodrigo Gutiérrez.

Pero, una de las formas en que este dinero puede ser obtenido de forma anticipada, es cuando una persona tiene una enfermedad terminal. Esto califica como “bases de compasión” (compassionate grounds).

Según los términos que definió Australia, la enfermedad terminal corresponde a una expectativa de vida como máximo de 24 meses, “la cual debe ser certificada por dos médicos, uno de los cuales debe ser un especialista en el área médica correspondiente a la enfermedad o lesión”, detalla Gutiérrez.

En Reino Unido hay beneficio tributario cuando queda hasta un año de vida

El sistema de pensiones del Reino Unido permite retirar todos los fondos al pensionarse, pero hay que pagar impuestos por ello. Además, combina planes de pensiones individuales (contratados por las personas), y planes ocupacionales (contratados por empresas para sus trabajadores). “Por ello, la existencia de beneficios especiales en caso de enfermedades terminales (y su definición) dependerá de lo pactado con el respectivo administrador del plan”, explica Gutiérrez.

De todas formas, si una persona menor de 75 años tiene una enfermedad terminal, con una expectativa de vida de menos de un año, puede retirar sus fondos sin pagar impuestos si es que los fondos no superen los £1.055.000 (unos $1.000 millones).

España y EEUU contemplan casos de enfermedades graves

España y Estados Unidos no tienen un sistema de capitalización individual obligatorio, pero dan la posibilidad de retirar fondos en los planes privados de jubilación, explica Izquierdo.

“En el sistema de Planes y Fondos Privados español, la ley faculta el rescate de los fondos en circunstancias especiales: enfermedad grave o desempleo de larga duración”, detalla.

/gap