Preocupación está causando en nuestro continente el paso de una impresionante flota pesquera china, que con un total de 366 naves, ya pasó al lado de las Islas Galápagos frente a las costas de Ecuador, siguiendo por Perú y siendo Chile su próxima pasada.

Los barcos andan en busca del cotizado calamar gigante que se da por estos lares. Sin embargo, el temor radica en que esta flota meta la punta en nuestra Zona Económica Exclusiva (ZEE), que son 200 millas náuticas medidas desde la costa.

Cabe destacar que esta chorrera de barcos factoría, se mantienen meses en la mar, pescando, cortando, congelando y empacando el producto, el cual es traspasado a otras naves de apoyo logístico que lo llevan rumbo a puertos chinos.

En relación a la llegada de esta flota, la Armada explicó que su paso podría extenderse por 15 días, y que se trata de un tránsito que efectúan 2 veces al año.

El director de Seguridad y Operaciones Marítimas, Contraalmirante Litoral Eric Solar, indicó que “todas estas naves son monitoreadas a través de un sistema de posicionamiento automático satelital (VMS), el cual reporta su posición a una central de monitoreo ubicada en la Secretaría de la Organización Regional del Pacífico Sur, ubicada en Nueva Zelanda”.

Agregó que “son naves autorizadas por dicha organización, siendo su labor de pesca una actividad lícita”.

De todas formas, Solar recalcó que la Armada “tiene a disposición del resguardo de la soberanía todos sus medios aéreos, a flote y submarinos”.

Preocupación

César Astete, director de la campaña de pesquerías de Oceana Chile, indicó que “efectivamente estas flotas operan en aguas internacionales todos los años. Los problemas que se han denunciado en años anteriores están relacionados a pesca ilegal, fundamentalmente el ingreso a la Zona Económica Exclusiva o bien dejar de transmitir la señal de posicionador satelital, lo que hace muy difícil saber cuál fue la zona de pesca de esa embarcación”.

“Hay una preocupación por las áreas marinas protegidas (…) Si se logra detectar alguna de estas embarcaciones capturando en estas zonas, efectivamente eso causa un daño, porque estas figuras de conservación, se han transformado en verdaderas reservas de biodiversidad”, agregó.