“Yo soy la autoridad”. “Ustedes no pueden controlarme”. “Yo tengo que denunciar a quienes me controlan”. “Yo soy más autoridad que usted”. Esas fueron algunas de las frases que señaló el diputado Hugo Gutiérrez (PC) el 8 de agosto cuando fue fiscalizado por personal de la Armada en el sector de Playa Cavancha, en Iquique.

A raíz de este episodio la Gobernación Marítima, y el diputado de RN, Andrés Celis, presentaron ante la Fiscalía de Tarapacá una denuncia por intimidar al personal de la Armada, evitando la fiscalización.

Esta semana la Fiscalía de Tarapacá anunció que formalizará el 14 de diciembre, en el Tribunal de Garantía de Iquique, al legislador por los delitos de amenazas contra funcionarios de la Armada y denegación de auxilio. 

Luego de esta noticia, el parlamentario Gutiérrez calificó de “ridícula” la audiencia de formalización que fue anunciada en su contra. Y acusó que “hay claramente una persecución que no tiene ningún fundamento”.

Pero este no ha sido el único caso en donde una autoridad ha infringido una norma sanitaria en pandemia.

Durante el fin de semana de fiestas patrias, a los diputados Gabriel Silber (DC) y Loreto Carvajal (PPD) se les inició un sumario sanitario por cruzar de la Región del BioBío a Ñuble -de manera separada-. En el caso de la diputada, evadió un control  en la aduana sanitaria de Santa Clara Ruta 5 Sur (Pemuco, acceso sur a Ñuble), mientras que el parlamentario DC pasó la festividad en la Región del BioBío donde se acreditó que no tiene residencia.

En un principio, esta situación fue desconocida por los legisladores, quienes negaron haber infringido las normas. Sin embargo, el sumario sanitario ya se encuentra en proceso según informó la Seremi del Ñuble a El Líbero.

Según explicó en la ocasión el jefe de Defensa Nacional de Ñuble, Rubén Segura,  “Carabineros de servicio en la aduana sanitaria de Santa Clara efectuó un control a la honorable diputada, señora Loreto Carvajal, donde ella procedió a identificarse y a señalar que se dirigía con destino a Santiago y que por razones de tiempo no podía someterse a control sanitario”. Mientras que Silber no portaba pasaporte sanitario.

Este caso también tiene una arista política. Esto porque el diputado Andrés Celis (RN), recurrió a la Comisión de Ética de la Cámara por este suceso, afirmando que “algunos creen que la labor fiscalizadora deja a los diputados por sobre la ley y aquello es un grave error. Presentaré toda la información pública a la Comisión de Ética de la Cámara y espero que, luego de que se concluyan ambos sumarios sanitarios, se agreguen dichos antecedentes para que la comisión sí tome medidas ejemplificadoras en estos casos”.

Este requerimiento fue acogido el 23 de septiembre por la Comisión de Ética de la Cámara de Diputados.

Otra de las autoridades que también fue noticia por no haber cumplido los protocolos del Minsal fue el senador Rabindranath Quinteros (PS). El 15 de mayo fue el primer senador que dio positivo, pero el problema se originó luego de que el legislador viajara a Puerto Montt desde Santiago sin tener el resultado del test PCR, el cual posteriormente dio positivo.

Debido a esto, la Fiscalía Occidente abrió de oficio una investigación penal en contra del vicepresidente del Senado por poner en riesgo la salud pública al no aislarse siendo caso sospechoso. El episodio fue transversalmente criticado por otros congresistas. Por ejemplo, la presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD), afirmó entonces que “el senador Quinteros no reconoció bien los protocolos que rigen para esta situación”, agregando que “nadie está sobre la ley”.

Por su parte, el diputado UDI Guillermo Ramírez dijo que “su actuar es inexcusable”, agregando que “de verdad gravísimo y tiene que haber igualdad ante la ley”. En el mismo tono, el diputado Pablo Vidal (RD) comentó entonces que “no había excusa posible” pues como miembro de la Comisión de Salud y vicepresidente del Senado, debía estar al tanto de todas las recomendaciones y protocolos de seguridad.

En aquella ocasión, el ministro de Salud era Jaime Mañalich, quien se mostró “más comprensivo” que los mismos pares de Quinteros. “No tenemos ninguna evidencia de que haya habido dolo en el senador”. Días después, el parlamentario socialista se sometió a otro examen que salió negativo, por lo que se dijo que había sido un “falso positivo”

A nivel de concejales, se conoció otro caso. Fue en medio de la cuarentena en la comuna de Providencia. El episodio lo protagonizó  el concejal Tomás Echiburu (RD), quien fue detenido por Carabineros luego de que lo sorprendieran sin portar permiso temporal para transitar, practicando skate en cuarentena.

Luego de la detención, el concejal fue trasladado  a la 1º Comisaría por infringir el artículo 318 del Código Penal, el que castiga a quienes pongan en peligro la salud pública. El Ministerio Público determinó dejarlo en calidad de apercibido, por lo quedó en libertad.

/gap