Más allá de la rebaja que sufrieron los ministerios de Ciencia y Cultura, y programas emblemáticos como Becas Chile, hay otras asignaciones que han levantado alertas en la oposición a la hora de analizar el proyecto de presupuestos para el próximo año, cuya revisión más detallada, partida por partida, partió esta semana en las subcomisiones.

El presupuesto para Educación, específicamente en lo relativo a educación superior, será presumiblemente un punto de debate por la manera en que el Ejecutivo elaboró el erario, que para varios diputados y/o senadores de la oposición perjudica a las universidades tradicionales. Explican que rebajó en un 20% la transferencia a la Universidad de Chile, lo que significa $ 2.194 millones menos; y que ajustó en un 15% el aporte a las universidades regionales, desde $ 1.451 millones este año a $ 1.233 millones para 2021.

En la oposición critican que si bien el Presupuesto establece un aumento de la gratuidad, éste terminará favoreciendo a las universidades privadas que se están acogiendo a este programa, mientras que, por el otro lado, redujo los montos para los centros de estudios tradicionales. Ponen como ejemplo que un aporte para el desarrollo de actividades de interés nacional cae un 80%, con un recorte de $ 5.287 millones desde los $ 8.812 millones asignados en 2020. Estos recursos eran ocupados por las instituciones públicas para financiar, entre otras, la Sinfónica y el Ballet de la U. de Chile.

Otro punto que encendió una luz roja es que el proyecto no contempla recursos para las gobernaciones regionales, considerando que en abril hay elecciones de estas autoridades y requieren tener una base de recursos para empezar a funcionar. Los parlamentarios de oposición temen que finalmente el financiamiento sea distribuido dependiendo del color político de cada gobernador.

Y un poco más abajo en la organización administrativa también están reclamando los municipios, que no observan ningún monto extra en la partida correspondiente. Por eso, el 4 de octubre la Asociación Chilena de Municipalidades envió una carta a los parlamentarios, para recordarles que enfrentan un déficit de $ 590.000 millones que podría cerrar en 2020 en $ 790.000 millones si no hay ningún tipo de auxilio.

/gap