Sorpresa causó el alza de 0,6% que anotó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en septiembre. Fue el doble de lo que el mercado esperaba. Con ello, en lo que va del año, los precios acumulan un incremento de 2,1%. En 12 meses llegó a 3,1%, ubicándose sobre 3% por primera vez desde abril.

Pero de acuerdo con un informe de Clapes UC, el costo de vida para el adulto mayor vulnerable (IPC-AMV) fue aún mayor: entre enero y septiembre llegó a 3,3% y a 4,3% en 12 meses superando en 1,2 puntos la inflación total.

El IPC del adulto mayor mide el costo que tiene una canasta representativa del consumo que realiza ese grupo etario.

Estadísticamente es un promedio (ponderado) de los precios de bienes y servicios de una canasta representativa del consumo de los hogares cuyos miembros son mayores de 60 años

Las causas

El reporte resalta que la variación mensual del IPC-AMV ha estado sobre la variación mensual del IPC general durante los últimos nueve meses.

“Existe una diferencia de más de 1% entre ambos índices, explicada por el alza en alimentos y bebidas no alcohólicas. Esta división pondera sobre el 33% en la construcción del índice IPC-AMV, siendo el principal consumo de los adultos mayores vulnerables”, menciona el documento.

El texto explica que esta alza de la división de alimentos y bebidas no alcohólicas “no logra ser contrarrestada con la disminución que ha tenido durante el año el precio de la división transporte, debido a que este ítem tiene una menor ponderación en la canasta de los adultos mayores vulnerables que en la canasta del IPC general”.

En cuanto al tercer trimestre, el costo de la vida para un adulto mayor vulnerable tuvo una variación de 1,5%. Esto se debe a la mayor ponderación que tienen dentro de su canasta los productos alimenticios y bebidas no alcohólicas, los cuales experimentaron incrementos en todos los meses del trimestre, especialmente en septiembre.

/gap