En medio de la inestabilidad cambiaria y el constante aumento del dólar en Argentina, el sueldo mínimo del país trasandino está en caída libre e incluso es menor que el de Haití.

El día de ayer, el Consejo del Salario argentino, entidad que regula el sueldo mínimo vital, fijó el ingreso en 16.875 pesos argentinos mensuales ($168.750 chilenos).

Esta cifra, que es la remuneración más baja que puede percibir un trabajador sin cargas de familia por su jornada legal de trabajo, se vio fuertemente afectada frente al avance de la inflación y el costo de la vida.

Además de su caída en comparación con los precios de bienes y servicios locales, el sueldo mínimo también se derrumbó en la comparación regional, transformándose en el más bajo de América Latina, a excepción de Venezuela.

Con el aumento del dólar, el sueldo mensual argentino equivale a US$101,04, por debajo del nivel que alcanza Haití, uno de los países con peores indicadores económicos y sociales de América y el Caribe, cuyo ingreso mínimo alcanza hoy los US$104 mensuales, según datos recopilados por Fundación Libertad y Progreso.

Ante la preocupante situación, hoy cientos de argentinos salieron a marchar a las calles de Buenos Aires en dirección al Ministerio de Trabajo para pedir que el Gobierno suba el ingreso mínimo.

Según medios trasandinos, el precio de la canasta básica sigue en alza al igual que la inflación y la tasa de pobreza ya se sitúa en un 47%.  Sumado a la contracción económica a causa de la pandemia, el valor de los alimentos ha superado incluso el 19%.

/gap