Martín Pradenas aseguró no sentirse responsable por la muerte de Antonia Barra. Hace un año, el 13 de octubre de 2019 la joven se suicidó. Tras el hecho, su padre encontró mensajes en el teléfono celular que ella usaba y en los que confesaba a cercanos haber sido agredida sexualmente por Pradenas tres semanas antes en una cabaña en Pucón.

“No me siento responsable de la triste decisión que tomó Antonia, es más, siempre lo he lamentado mucho, quienes me conocen lo saben, era una mujer joven y con una vida por delante”, dijo Pradenas al responder por escrito un cuestionario del programa Informe Especial de TVN.

Respecto a los videos que los muestran caminar con la joven con dificultad para desplazarse, algo que peritajes del Servicio Médico Legal vinculan a una afectación sicomotora que alteraba su capacidad de consentimiento, Pradenas afirmó que “ambos estábamos bajo los efectos del alcohol”.

En cuanto a su capacidad de consentir o defenderse, se ve en la grabación que nos besamos, abrazamos, acariciamos, reímos y nos vamos juntos tomados del brazo. Pasaron dos personas a nuestro lado y ella nunca expresó temor o querer salir de ahí. Jamás se vio en la necesidad de defenderse ya que no estaba en desacuerdo con lo que estábamos haciendo”, sostuvo en un relato que fue leído en cámara por su padre Iván Pradenas.

“No la violé y jamás le hice daño, como he dicho siempre ante esta y las demás acusaciones me declaro totalmente inocente”, afirmó.

¿Por qué dijo que fue violada? no lo sé, ya que siempre hubo participación mutua en todo lo que hacíamos”, aseguró.

El 21 de julio pasado la Fiscalía de La Araucanía lo formalizó por una serie de abusos cometidos entre 2010 y 2019 contra afectadas de entre 13 y 21 años, entre ellas Antonia Barra. El organismo está indagando además un sexto caso, por un hecho similar ocurrido el 2011. Tras ser imputado por cinco ataques, el sujeto cumple con prisión preventiva en la Cárcel de Valdivia.

/gap