Esta tarde, un grupo de manifestantes pintó de rojo la estatua del general Baquedano, ubicada en Plaza Italia.

A eso de las 16.00 comenzaron a llegar manifestantes al sector, donde el tránsito se encuentra cortado tanto en dirección oriente como poniente.

Según registros audiovisuales de Carabineros, los sujetos llegaron al lugar con rodillos y pinturas en spray para vandalizar el monumento.

La policía uniformada se hizo presente en el lugar con carros lanzaguas para dispersar a los manifestantes.

El alcalde de la comuna de Santiago, Felipe Alessandri, dijo en Chilevisión que esta manifestación es un “pésimo augurio” del domingo, donde se cumple un año del estallido social. “Siendo un cuarto para las cinco de la tarde, que ya estemos con estas manifestaciones, que ya esté el carro lanzaguas, que ya hayan violentado el monumento de Baquedano es un muy mal augurio”.

“Yo le digo a los violentistas, porque distingamos altiro, hay manifestantes y violentistas, y estos son violentistas, espero que empaticen un poco y que solidaricen con los 30 mil vecinos que viven, con los locatarios que trabajan ahí, que son 10 mil personas y que hace prácticamente un año han tenido ingresos muy bajos, a punto de la quiebra. Con los adultos mayores, con los jóvenes que han visto alterada gravemente su calidad de vida. Y con los municipales también, porque apenas se van los violentistas somos nosotros los que entramos a barrer, a apagar las barricadas y arreglar el entorno”, agregó el edil.

El hecho ocurre en la antesala de lo que será el aniversario del 18 de octubre.

/gap