La ANFP determinará este sábado el destino del partido suspendido anoche en Curicó, donde el equipo local vencía por 2 a 0 a Universidad Católica cuando el juego debió suspenderse a causa de un corte de luz y un incendio en las instalaciones del estadio La Granja.

Según señaló el gerente de Ligas de la Asociación, Rodrigo Robles, el reglamento en su artículo 103 le otorga  cuarenta y ocho horas al directorio del organismo para definir la forma en que se definirá el partido suspendido.

Las opciones de la ANFP son fijar los minutos restantes en una fecha próxima o directamente sentenciar la victoria de Curicó Unido.

Sin embargo, el calendario de Católica en la Copa Libertadores no permite incluir una fecha próxima para completar el encuentro con los curicanos.

Durante el entretiempo del cotejo se iniciaron los problemas, cuando se retrasó el inicio del complemento debido a un incendio en un tablero eléctrico, del cual salía una gran cantidad de humo.

Aun así el partido se reanudó y en el minuto 50 el árbitro Nicolás Gamboa decretó un penal para Universidad Católica, tras una falta sobre Lezcano. Mientras esperaban la confirmación del VAR, vino una primera baja de voltaje, para luego un corte definitivo.

Finalmente, mientras bomberos trabajaba en las instalaciones del Estadio La Granja, el administrador del recinto le dio a conocer a jugadores, cuerpo técnico y a los árbitros que no se podría reanudar el encuentro, por lo que la ANFP tendrá que reprogramar o simplemente mantener el resultado y entregar los tres puntos a Curicó.

El presidente del club sureño,Freddy Palma explicó que “el estadio no tiene ninguna posibilidad de tener energía eléctrica. Hay que hacer un cambio importante en todo el sistema y una solución relativamente rápida podría tener el estadio en condiciones en los próximos siete días para no para funcionar de noche, considerando que se requiere de aire acondicionado, luz para los equipos del CDF, algo que el estadio hoy no tiene. Estamos sin sistema eléctrico”.

/