Un famoso bromista ucraniano no perdió la oportunidad de hacer una aparición durante el Festival de Eurovision 2017, celebrado en su país, y dejó su huella en el escenario mientras se presentaba una cantante de su país.

Vitalii Sediuk, de 28 años, simulaba ser un fanático de Australia, al portar la bandera de dicho país, durante el show de Jamala, quien ganó el certamen el año pasado. Así, aprovechó una distracción del personal de seguridad para irrumpir ante las cámaras, dar una vuelta y mostrar las nalgas a los fanáticos de Europa y todo el mundo que seguían el certamen.

El joven exhibicionista fue retirado rápidamente y Jamala continuó su presentación sin inmutarse. El comediante Graham Norton, comentarista de la cadena BBC, debió disculparse ante los televidentes por el incidente.

Sediuk tiene un largo historial de bromas pesadas. En los premios Grammy del 2013, subió al escenario para “recibir” un premio que ganó Adele.  Un año antes, se hizo pasar como periodista e intentó besar a Will Smith, durante el estreno de la película Men in Black III, generando una visible molestia en el actor.

Según informó el gobierno ucraniano, Sediuk podría ser condenado hasta a cinco años de cárcel, al resistirse a la detención. El artículo 296 de código penal en su parte 3 sobre vandalismo con agravantes contempla desde una multa en metálico a hasta media década de prisión. Este lunes, un juez dictará una medida preventiva contra el bromista, que sigue bajo custodia policial.

Ver video:

/gap