Si en 2021 la tónica para el comercio fue el histórico boom del consumo que derivó de las masivas transferencias fiscales y los retiros previsionales, el sector hoy se enfrenta a la otra cara de la moneda, y de paso, a la alta acumulación de stock.

Durante el tercer trimestre de 2022, el Índice de Volumen de Importaciones del Retail marcó una fuerte baja de 25,9%, tras el nulo resultado del segundo cuatro, acumulando con ello una baja de 2,3% entre enero y septiembre, según informó la Cámara Nacional de Comercio (CNC).

Para Bernardita Silva, gerenta de estudios de la CNC, la baja en los volúmenes importados del sector va de la mano con “la mayor acumulación de stock que se ha visto en el comercio minorista”. Esto, considerando que según los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el rubro ha llegado a niveles históricos en su acumulación de inventarios, con un alza anual de 31,4% el segundo trimestre de este año y un incremento de 9% frente al primer trimestre.

“Claramente mayores niveles de inventarios, junto a la desaceleración del consumo, llevan a reducir los niveles de importación, junto con gatillar mayores actividades promocionales para liquidar productos, lo que se ha visto principalmente con los bienes durables medidos en este indicador”, añadió Silva.

Con todo, esto trae consecuencias para el rubro, según explicó Silva a Emol, considerando que tener altos niveles de inventario implica mayores costos de bodega y almacenaje. Además, comentó que “mayores niveles de inventarios hacen que los actores del sector tengan que salir a liquidar sacrificando márgenes y afectando sus ingresos. Contar con altos niveles de inventario ayuda en períodos de alta demanda, pero hoy no estamos ante este escenario, sino que al contrario, la demanda se ha resentido”.

“Para los consumidores mayores niveles de inventario, junto a una desaceleración del consumo, pueden significar menores precios finales, al tener que incurrir en promociones y ofertas para disminuir el stock acumulado”, agregó.

En línea con el balance del gremio del comercio, y en una confirmación de la desaceleración económica, el Banco Central reportó que en octubre las importaciones de bienes anotaron una baja anual de 14%, siendo el primer retroceso que muestra la internación de productos desde enero de 2021, y a su vez, la caída más profunda desde octubre de 2013. Esto va de la mano con el retroceso de la actividad, que tuvo una contracción a doce meses de 0,4% en septiembre.

Al ser consultada por el tema, la presidenta de la Asociación de Marcas del Retail, Paula Valverde, indicó a este medio que tal como otras actividades económicas, el sector sigue las tendencias de la economía. En ese sentido, sostuvo que “la existencia de un alto nivel de inventarios en algunos casos sería la evidencia empírica de la contracción del consumo que los indicadores económicos señalan para el último trimestre, debido a la mayor inflación acumulada del 2022 respecto a los años precedentes”.

Ante este escenario, Valverde prevé una fuerte temporada de descuentos en el comercio en los próximos meses, lo que se cruza justamente con las compras asociadas a la Navidad. “Lo más probable es que, dependiendo de la realidad de cada marca, haya ofertas o liquidaciones de productos que podrían impulsar la compra, pero se advierte mayor cautela en las personas por el descenso de su poder adquisitivo”, mencionó.

Un diagnóstico que comparte Pablo Barberis, docente Unegocios FEN de la Universidad de Chile, quien aseguró que “estamos viendo los inicios de la contracción económica, donde el crecimiento todos los meses es decreciente, y se está notando el menor consumo paulatinamente”.

“Eso significa que el abastecimiento que tuvo el retail con una expectativa de mayor demanda no se está cumpliendo, por lo que estamos viendo que el retail está dejando de importar porque los productos que actualmente tienen stock no se están vendiendo a la velocidad y frecuencia que tenían esperado”, acotó.

Felipe Berger, economista y académico de la Universidad del Desarrollo, explicó que “cuando hay acumulación de inventarios de alguna manera se está evidenciando una caída en la actividad económica, que probablemente obedece a un fenómeno de menor consumo si uno compara los datos a doce meses”.

Fichas puestas en Navidad

Ahora bien, desde el punto de vista de los consumidores, Berger aclaró que “no se observa un efecto negativo por cuanto que si el retail tiene inventario acumulado, y estos no se venden a la velocidad que ellos estimaron que se iban a vender, ello es conveniente porque lo más probable es que vayamos a observar algunas liquidaciones, vamos a observar algunas ofertas bastante tentadoras”.

De hecho, pese a ser considerado un momento para estar en familia, eso no quita que la Navidad sea una gran oportunidad para las ventas del retail. Es más, Berger afirma que se trata de “una fecha estacionalmente espectacular, porque hay un incremento importante del consumo”.

En ese sentido, Valverde dijo que “es de esperar que impulse una recuperación del comercio. El principal llamado que hacemos es a qué el consumidor compre informado, a que cotice, compare y no se deje llevar por supuestas ofertas del comercio informal que terminan saliendo caras”.

/psg