Anoche se confirmó el fallecimiento del pequeño de ocho años, Yeremi, quién se encontraba en coma y riesgo vital en la Clínica de Valdivia. El menor que padecía síndrome de Down, sufría diversas enfermedades respiratorias lo que le provocó una serie infección pulmonar.

Diagnosticado aquello, comenzó la batalla de su familia, específicamente de su madre, Cecilia Corona, para que su pequeño recibiera el mejor de los tratamientos.

El menor oriundo de la localidad de Paillaco, fue trasladado hasta el Hospital de Valdivia, y a raíz de su delicado estado de salud, fue derivado a la Clínica Alemana de dicha ciudad.

Sin embargo, la madre reiteró en diversos ocasiones a los medios que el pequeño Yeremi necesitaba un tratamiento específico que sólo se lo podía dar el Hospital Clínico de la Universidad Católica de Santiago.

El menor fallecido llevaba una semana conectado a un ventilador artificial y su trasladado a la capital era inminente, pero tal como señaló su madre, a último minuto llamaron desde el Hospital de la UC para decir que no lo podían recibir por una deuda millonaria que mantenía con el Hospital Regional, dijo Cecilia Corona.

Ante dicha problemática y esperando un traslado que finalmente nunca llegaría a concretarse, falleció el pequeño Yeremi, con la impotencia de la madre por sentir que su hijo no recibió el tratamiento adecuado.

Por su parte, el Hospital de Valdivia por medio de un comunicado respondió respecto al rechazo del traslado gestionado por la Clínica Alemana de Valdivia, y dio a conocer que no han recibido antecedentes formales sobre la imposibilidad de trasladar pacientes por concepto de deudas hospitalarias.

/gap