Universidad Católica defraudó luego de tener todo a favor. El conjunto cruzado cayó ante Atlético Paranaense en San Carlos de Apoquindo en los últimos 20 minutos y fue eliminada de la Copa Libertadores , pese a que hasta ese minuto estaba clasificando gracias a la derrota parcial de San Lorenzo ante Flamengo en Buenos Aires.

Luego de un primer tiempo de alto dominio cruzado, Santiago Silva aprovechó una asociación entre José Pedro Fuenzalida y Diego Buonanotte para abrir la cuenta al apurar el balón con la zurda. Pero en la segunda fracción, los mismos Silva y Buonanotte desperdiciaron opciones y la visita aprovechó una desconcentración del fondo cruzado para llegar al empate por intermedio de Eduardo da Silva.

Fue justo el momento en que San Lorenzo encontró la igualdad en Buenos Aires, por lo que Mario Salas tuvo que quemar las naves y apostar a un gol que le diera la clasificación. Ingresó el Pájaro Roberto Gutiérrez, pero la réplica volvió a ser del Furacao, en un violento contragolpe finiquitado por Douglas Coutinho.

Antes de que se abrazaran, Ricardo Noir hizo la individual y se atrevió con la derecha desde la medialuna, para acercarse nuevamente a la clasificación con el empate. Pero a cinco minutos del final, Carlos Alberto liquidó otra acción surgida de una desinteligencia cruzada, con un gol que además clasificó a los brasileños a la próxima ronda.

Un nuevo fracaso para el fútbol chileno, que sumó tres años sin ver a uno de sus representantes entre los 16 mejores del continente. Una racha que ya alcanza a siete equipos distintos y que Deportes Iquique puede cortar si derrota a Guaraní a domicilio la próxima semana.