Debido a las lluvias y aluviones que han afectado al norte de Chile, los habitantes de diversas comunas no han sido los únicos afectados. Además de ellos, el agua y el barro también afectó los lugares donde se guardaban archivos de informes del Censo y, por lo tanto, varios formularios resultaron dañados y el proceso podría tener que repetirse en comunas de ese sector.

Sin embargo, la directora del Instituto Nacional de Estadística (INE), Ximena Clark, afirmó que dicho problema “no altera la entrega del informe preliminar del Censo”, en agosto.

En entrevista con Canal 24 Horas, Clark planteó que “muchos creen que, apenas hecho el Censo, éste se transforma en una base de datos digital. Pero no es así. Lo que se viene es logística reversa: cada formulario vuelve a una carpeta y luego un caja, y después pasa al traslado a Santiago. Esto se hace por partes y no al mismo tiempo. Y cuando llega a Santiago, empieza la lectura óptica, se escanea el formulario y pasa a la base de datos”.

“Iniciamos gestiones para resguardar el material y fuimos movilizándolo para que no se dañara. Sin embargo, el material correspondiente a las comunas de Copiapó, Chañaral, Tierra Amarilla y Diego de Almagro se dañó porque la lluvia arrastró barro y maquinaria y rompió la entrada de ciertas bodegas de galpones protegidos”, agregó la directora.

Y a pesar de dicho problema, Clarke destacó que por lo menos “tenemos la hoja que resume la cantidad de personas y viviendas, pues estaba digitalizada. Y esa información nos ayudaría a salir a terreno”.

Vale recordar que el INE había anunciado un informe preliminar del censo y la principal autoridad del instituto dijo que para esa fecha se entregará la información de cuántos habitantes y viviendas tiene el país.

/gap