Universidad Católica logró una sufrida clasificación este jueves a cuartos de final de la Copa Sudamericana, pese a caer uno a cero ante River Plate de Uruguay en San Carlos de Apoquindo.

El elenco “cruzado” terminó igualado 2-2 en el global y avanzó gracias a los dos goles que anotó como visita en el duelo de ida que se disputó en Montevideo la semana anterior.ç

Germán Lanaro disputa un balón en la noche cordillerana. El defensor fue uno de los mas regulares del elenco cruzado que tuvo uno de sus partidos más bajos desde la llegada de Ariel Holan.

Católica tuvo un discreto desempeño, uno de los más bajos desde que está Ariel Holan en la banca de la franja. En el primer tiempo, los Cruzados sólo tuvieron dos remates al arco, con un gol anulado y un cabezazo que pasó cerca del arco del equipo uruguayo. El rival tampoco ofreció mucho y Matías Dituro casi no fue exigido en el partido.

Fernando Zampedri conecta un cabezazo tras un centro del Chapa Fuenzalida. El delantero cruzado no tuvo muchas oportunidades y sufrió la anulación de un gol.

En el complemento el escenario cambió para la Católica, como si se tratase de otro partido. Tras una infracción por parte de Ignacio Saavedra, el equipo se desconcentró y eso lo aprovechó Facundo Bonifazi, que mediante un remate de pierna zurda, anotó el único tanto del partido, pero que no sirvió a la postre.

De ahí en más fue solo aguantar para el equipo de Holan y jugar de contragolpe aprovechando que el equipo de Fosatti adelantó sus líneas y además jugaba con un hombre menos tras expulsión de Sebastián Píriz.

En la ronda de los ocho mejores enfrentará a Vélez Sarsfield, club donde juega el chileno Pablo Galdames, pero que no estuvo en la última pasada debido a que le dio Covid-19.

Ahora Católica se concentra en el clásico universitario de este domingo a disputarse en el Estadio Nacional a partir de las 18:00 horas.

Por Ignacio Soto Bascuñán