Las consecuencias de los retiros del segundo 10% dejó en evidencia que, un 18%, de personas desde los 50 años de edad, no tendrían fondos para su futura pensión, estando sólo a 10 años para pensionarse las mujeres, que en general, son las más afectadas en el tema previsional, y también en los hombres, con 15 años para cumplir la edad legal y acceder a su futura pensión.

Los jóvenes también son afectados por ambos retiros de sus ahorros previsionales, porque los primeros 10 años es donde se construye el 40% de la futura pensión. La informalidad es una de las causas más evidentes que se viene arrastrando desde ese estallido social o delictual, que dejó en evidencia muchas falencias de nuestro país en diferentes materias, pero que se agudizó con la pérdida de fuentes laborales, y los efectos de aquello, a lo cual se agrega la pandemia con sus confinamientos y cuarentenas, en el tema previsional es como estar en el peor de los mundos.

No existen los sistemas previsionales perfectos, sin embargo, en la mayoría de los países, sobre todo en Europa, es obligatorio cotizar ya sea en el sistema privado, como también en el público y se conjugan varias alternativas. Cabe señalar que nuestro país es de los que cotiza el menor porcentaje, que es un 10%, qué hasta el día de hoy, no se ha llegado a acuerdos para subirlo, y peor aún, se pone énfasis en cómo se desglosaría un probable 6% adicional de cargo del empleador, y no en la verdadera necesidad de implementar ese aumento cuya discusión en el congreso ya pronto estará de aniversario.

En los países bajos, el sistema previsional, está considerado como uno de los mejores del mundo, el cual permanentemente se encuentra en proceso de ajustes de acuerdo al aumento de las expectativas de vida como también del mercado laboral. La cotización es cercana al 25% y la edad de la jubilación es un año más que los hombres en nuestro país. Cabe señalar que la calidad de vida no tiene comparación con nuestra realidad.

Las personas por sobre los 50 años, les cuesta mucho poder acceder a un empleo cuando éste se ha perdido por las razones expuestas anteriormente, por lo mismo, han tenido que recurrir al retiro de ese primer y segundo 10% de sus ahorros previsionales, en muchos casos desconociendo el impacto de ver disminuido su cuenta de capitalización individual de cotización obligatoria, y que simplemente no tendrán fondos para su futura pensión, porque no tienen tiempo de recuperar lo retirado, teniendo la necesidad de hacerlo, tal vez porque las ayudas no llegaron en el momento preciso o no calificaron para ello.

Esta pandemia que nos ataca sin control, que afecta a personas más vulnerables, que les imposibilita trabajar, que han tenido que recurrir a sus propios ahorros obligatorios, tiene mayor impacto en las personas con menos de 10 años para pensionarse, ojalá se pudiera reflexionar en el país que queremos para las futuras generaciones, y llegar a consensos, sin populismos electorales, por el bien de quienes requieren tener con urgencia, una mejor pensión.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com