Quedan pocas horas para que se vaya este año, en que el tema previsional, tuvo importancia mayoritaria y no necesariamente en pensar en que se arreglaron las pensiones de los chilenos. Por el contrario, se utilizó como un chaleco salvavidas sin que hubiere suficiente agua como para que no se hundiera definitivamente ese barco de papel.

Podemos tener diferentes miradas con respecto a los temas contingentes, pero que duda cabe que algunas políticas públicas dejaron a muchas personas con sensaciones diferentes y peor aún sin fondos en su cuenta destinada para la pensión. Ciertos mitos de desmitificaron al decir que las Administradoras de fondos de pensión, no tenían los dineros de los afiliados, ello quedo claro que no era así.

Por otra parte, la reforma enviada al congreso, que ya está cumpliendo un año, en que los congresistas hablan mucho de arreglar las pensiones y a la hora de trabajar en ello simplemente no legislan para las personas sino es utilizado como propaganda con fines netamente políticos y electorales, pero de concretar nada. La discusión está puesta en cuanto porcentaje del 6% adicional de cotización, con cargo al empleador, irá a la cuenta obligatoria y a un fondo solidario colectivo, y esta situación se encuentra entrampada en el senado.

Cabe señalar que las encuestas indican que la mayoría de los afiliados quieren que este aporte vaya directamente a la cuenta capitalización individual de cotización obligatoria de cada trabajador, y no en un ente común y menos a una entidad pública.

El año que se va, nos deja con un sabor amargo, donde se utilizó de forma inconstitucional un retiro del 10% de los ahorros previsionales, que se dijo por una sola y única vez, y que las palabras se las llevó el viento, se efectuó un segundo retiro, demostrando que los poderes del estado no se respetan, ni tampoco la constitución, ni menos las atribuciones exclusivas del presidente de la república. Una vez más quedó en evidencia que la “honorabilidad” del congreso pesa menos que un paquete de algodón y contribuye al desprestigio generalizado con el porcentaje mínimo de aprobación que ellos tienen.

Las personas que lamentablemente tuvieron que recurrir al retiro de sus propios ahorros, son las que asumirán los costos de estos “anticipos” que serán descontados de sus saldos, y que también pagarán impuestos por ello, porque los que “celebran” no hicieron la pega, por el cual ganan suculentos sueldos con el auspicio de todos quienes pagamos impuestos y también aquellos que se quedaron en sus cuentas sin un solo peso, por necesidad de un ingreso, cuando las ayudas no llegaron en forma oportuna de parte del estado.

Un saludo cordial para todos ustedes, y mis deseos que el año próximo, les traiga salud, paz, armonía y  mejores pensiones.

Feliz Año 2021.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com