Tras una investigación de la Unidad de Alta Complejidad de la Fiscalía Occidente, se reveló que al menos 50 menores, entre niñas y jóvenes que pasaron por el Sename, forman parte de cuatro redes de presunta explotación sexual comercial infantil en el país.

La indagatoria comenzó con una denuncia de 25 víctimas y en cinco meses el número se duplicó. La fiscal Paola Zárate, que trabaja junto a sus colegas José Luis Pérez Calaf y Paola Salcedo, explicó que actualmente son 40 las mujeres en la Región Metropolitana (34 niñas y seis adultas que eran menores al momento de la denuncia) y en Atacama y El Maule hay otras 10.

Actualmente dos personas están por ser formalizadas en calidad de clientes de las menores explotadas sexualmente.

Aunque existen indagatorias vinculadas a la figura de un proxeneta, también hay otos casos donde las niñas efectúan contacto directo con los clientes.Según detalló La Tercera, Zárate indicó que hasta el momento “no se ha advertido la existencia de ningún imputado que forme parte de la red Sename o como funcionario colaborador”.

En la Región Metropolitana se han detectado siete comunas donde se cometerían los ilícitos. Son lugares de una determinada comuna o direcciones donde se hacen los encuentros.La subprefecto Claudia Domínguez, jefa de la Brisexme de la PDI, indicó que hay diferentes tipos de red de explotación sexual infantil en este caso.

“Se dividen tanto en domicilios como en focos en la vía pública, donde las niñas ejercen el trabajo sexual en forma particular, siendo la mayoría niñas que han pasado por centros del Sename.

Como pasan de un centro a otro, esta red se va multiplicando”.La mayoría de las víctimas registra con una orden de búsqueda de los tribunales de familia y casi todas presentan problemas de consumo de alcohol y drogas.

/gap