Comienza un nuevo año, con la incertidumbre del rebrote del virus, que nos sigue atacando pero que debemos entender que la vida como la conocíamos antes de esta pandemia, no volverá a ser la misma, porque igual hay que adaptarse a esa realidad si queremos seguir viviendo.

En el tema previsional, es de esperar que también se aborde la reforma previsional pendiente en el senado, y hoy más que nunca se hace imprescindible enforcarse también en mejorar esta falencia como país, que lleva tantos años, sin que se legisle en beneficio de quienes vamos envejeciendo y necesitamos tener una mejor pensión.

Si bien es cierto, ya comenzó el ajuste a las pensiones básica solidaria, queda pendiente una modernización al sistema previsional vigente en nuestro país, y que nos acompaña por más de cuatro décadas y que va más allá de un gobierno o de una nueva constitución, sino de la voluntad de querer afrontar este dilema de mejorar las pensiones para todos los chilenos, sin distinción de quien gobierna, ya que es un tema de estado que no se aborda como corresponde.

Nuestro país se ha visto enfrentado a tantas catástrofes de la naturaleza, y siempre ha sabido salir adelante, independientemente de quien esté al mando, sin embargo, en los últimos años, hemos visto una polarización, un estallido social o delictual, que afectó a muchas personas, que vieron destruido su fuente laboral, independientemente de que saliera a la luz pública, muchos abusos de empresas y una desigualdad indigna de un país emergente.

Luego nos llegó la pandemia, que ningún país estaba preparado para algo semejante, y nos golpea fuertemente, que nos quita el trabajo, la salud y la vida y nos remece como un  terremoto y nos hace reflexionar que somos más vulnerables como quienes también necesitan tener una mejor pensión, cuando llega la vejez, que siempre es más pronto de lo deseado, y queremos tener un ingreso digno, y no solo migajas que se la comen los pajaritos.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com