A medida que se acercan las primarias del Frente Amplio, las críticas del precandidato Alberto Mayol al nuevo bloque se acrecientan. La semana pasada, el sociólogo, quien representa a Nueva Democracia en la disputa electoral, acusó al conglomerado de “tener vicios” e impedir el ingreso de otros colectivos, como la Izquierda Cristiana.

A eso se sumó una polémica pública que tuvo con Beatriz Sánchez, la precandidata de otras ocho fuerzas de la alianza, quien el martes entregó a nombre de los dos una carta en Anatel para pedir debates televisivos, misiva que Mayol dijo no conocer, pese a que su equipo de campaña asistió a la actividad en su nombre. “No sabía que se iba a entregar una carta y menos que aparecía mi nombre”, criticó.

 Ese día, explicó que no estaba en contra del contenido de la carta, donde se solicitó difusión de los debates, sino que por la forma, ya que consideraba que el texto debía haber ingresado a través de la oficina de partes. Además, dijo que no había llegado a Anatel porque estaba en una actividad paralela.

/gap