Si bien los senadores de la Comisión de Trabajo se fijaron el plazo de este mes para explorar un acuerdo en torno a la reforma previsional, ya cuentan con algunos gruesos puntos de partida sobre los temas que contendría un acercamiento.

Es que tras 10 meses de conversaciones con este proyecto arriba o abajo de la tabla formal, los parlamentarios tienen una idea acabada respecto de cuáles son los límites de cada bloque para no partir de cero y ayer en la sesión reconocieron esos consensos mínimos.

El primero, y pese a que las posiciones se mantienen igualmente distanciadas respecto del reparto de los 6 puntos extras de cotización, es que no seguirán trabajando con el proyecto aprobado por la Cámara que aumentaba la cotización en 6% y destinaba mitad a cuentas individuales y mitad a ahorro colectivo. Los parlamentarios de la Comisión admitieron que a estas alturas esa solución es insuficiente, incluida la senadora Jacqueline Van Rysselberghe (UDI) quien era una de las más acérrimas defensoras de esa fórmula: “Me gusta el proyecto de la Cámara, pero entiendo que no tiene los votos, y por ello creo adecuado acercar posiciones en vez de forzar una situación”.

Otro mínimo es que debe haber un capítulo de solidaridad colectiva en que los fondos se crucen para fortalecer los ahorros de quienes cuentan con menos recursos y corregir brechas como las que enfrentan las mujeres. Esto fue visto por la oposición como una valoración de su fórmula de ahorro colectivo y reparto inter e intrageneracional, con nueva institucionalidad no privada.

/