Ha caído 8 puntos de enero a mayo en las encuestas. Se desmarca de los partidos políticos. Beatriz Sánchez le come electorado por la izquierda. Debe juntar 33.493 firmas para ser candidato. Estas cuatro cosas tienen a la candidatura presidencial de Alejandro Guillier (PC-PS-PR-PPD-MÁS-IC) en tela de juicio. La semana pasada fue el diputado Ramón Farías (PPD) el que dudaba y hoy hizo lo propio el senador Felipe Harboe (PPD). “Si los partidos son su fuerza, las firmas no las va a conseguir si no las hacen los partidos”, dice a El Demócrata el senador Carlos Montes, otro que también no aplaude a pie junto y exige un cambio de timón.

En conversación con El Demócrata, el cientista político y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, plantea que en último tiempo la candidatura de Alejandro Guillier a La Moneda ha presentado una serie de señales que ponen en duda su nombre en la papeleta de noviembre.

Para Morales, estas se basan en que “el retroceso ha sido muy significativo”, ya que ha descendido cerca de ocho puntos en las encuestas entre enero y mayo. “Debido a ese retroceso, el proceso de recolección de firmas va a ser mucho más trabado y por lo tanto, más difícil que los partidos puedan salir a recolectar las firmas y que los electores hagan lo propio, dado el nivel de desesperanza que hay por la candidatura”, explica el cientista político.

En esa línea, el académico deja abierta la posibilidad de que Guillier baje su candidatura, “debido a la misma actitud que ha tomado el candidato respecto al proceso de recolección de firmas —reconoció la dificultad y culpó a la lluvia— y a la distancia que ha tomado con los partidos”.

En tanto, Guillier (IND) debe sobrepasar una serie de desafíos, si quiere consolidar su candidatura, recolectar las firmas y competir en noviembre por La Moneda:

1. DEJAR DE PRESENTARSE COMO INDEPENDIENTE

El domingo por la noche, el senador Alejandro Guillier dejó muy claro que su rol no era alinear a los partidos políticos en torno a una decisión, sino que su rol era presentarse como un candidato líder de la ciudadanía.

“Sin embargo, en toda democracia sana son los partidos políticos aquellas agencias indispensables para llevar a cabo la agenda legislativa y para canalizar los intereses ciudadanos. Guillier pretende aparecer nuevamente como out sider de la política“, sostiene Morales a El Demócrata.

Para eso, el cientista político asegura que Guillier tiene que “dejar de presentarse como una figura política que va más allá de los partidos políticos de los que está siendo candidato”.

2. ORDENAR SUS PROPIAS FILAS

Si bien, Guillier (IND) sostuvo que su tarea no es “alinear a los partidos políticos” —en referencia al proyecto de elección de intendentes— Morales afirma que “debe mostrar y confirmar el liderazgo político mediante el que fue nominado como candidato presidencial por parte de cuatro partidos. Si él dice que no es capaz de ordenar a sus propias filas, entonces el elector muy razonablemente se va a preguntar si es capaz de ordenar un país bajo esas condiciones”.

3. CONSOLIDAR EL APOYO DE PARTIDOS

Alejandro Guillier ha sostenido que él no buscó ser candidato presidencial, sino que las circunstancias así lo quisieron y que él responde a esa responsabilidad.

Para el académico de la Universidad de Talca, que Guillier insista en que “su candidatura es solo producto de las bases sociales, es nuevamente dar una bofetada a los partidos que lealmente lo han proclamado, donde incluso el Partido Socialista tuvo que sacrificar a una figura histórica, como el presidente Lagos”.

En esa línea, el senador Carlos Montes (PS) explica a El Demócrata que la relación de Guillier con los partidos “no ha estado muy bien, ha estado medio confuso. Tiene que aclararse. Si los partidos son su fuerza, las firmas no las va a conseguir si no las hacen los partidos. Necesita de ellos para recolectar las firmas y hacer la campaña”. 

4. ARMAR UN GABINETE

Por otro lado, Mauricio Morales sostiene que para consolidar su candidatura, Guillier tiene que “mostrar una especie de gabinete en campaña, al igual como lo está haciendo el ex Presidente Piñera. Si uno mira el comando de campaña de Piñera es prácticamente el gabinete que lo va acompañar en su gobierno. Eso es lo que no está mostrando Guillier hoy día”.

En tanto, el senador Carlos Montes (PS) asegura que Guillier “tiene que tomar decisiones sobre su equipo, su campaña y como va a relacionarse con cada uno de los actores (…) Tiene que tener una estrategia territorial, un equipo programático, eventos, actividades, y tiene que definir una línea de posicionamiento comunicacional, todas esas cosas que hoy no están muy claras”.

/Entrevista de Carolina Prieto para El Democrata

/gap