Las inversiones del Partido Socialista en empresas manejadas por la derecha y parientes de Augusto Pinochet se siguen tomando la pauta de los medios de comunicación. Esta vez el escenario del debate fue el programa Conciencia de Valores del canal 47 de VTR, que se emitió hoy, donde los diputados Daniel Farcas (PPD) y Gonzalo Fuenzalida (RN) se enrostraron sus diferencias en torno a cómo la colectividad manejó sus recursos y patrimonio que recibió de parte del Estado como forma de indemnización tras la dictadura.

En la acalorada conversación, en la que también participaron el abogado Mario Schilling y el cientista político Aldo Cassinelli, Farcas defendió lo realizado por el PS al señalar que “es cierto que algunos partidos, como el PPD, han dilapidado los recursos que entregó el Estado como indemnización de la dictadura, es distinto, por lo que creo se debe valorar lo que hizo el PS en el global, lo que ha hecho el partido con su patrimonio e inversiones fue lo correcto. Sí, hubo un grado de desprolijidad hasta 2005, donde se mantuvieron inversiones en algunas empresas que son cuestionables desde el punto de vista de su relación con la dictadura, como Soquimich y otras, pero de ahí a las imputaciones que se han hecho sobre que se pudieron tomar acciones distintas, no solamente es una injuria y una estupidez”.

En el mismo sentido, el parlamentario PPD agregó que “lo que me parece injurioso, complejo y peligroso, son las voces de lo que yo llamo la izquierda trasnochada, el Frente Amplio, que a través de un discurso demagógico y populista ataca todo lo que le parece sea gobernabilidad, progreso y prosperidad para Chile, como lo es la Nueva Mayoría y lo fue la Concertación, y en ese sentido, hacer esas imputaciones teóricas al PS, de que se pudieron hacer las cosas distintas, me parece una injuria. Poner en duda que no se cumplió con la labor fiscalizadora de los parlamentarios porque existían estas inversiones es una injuria”.

 

Por su parte, Fuenzalida resaltó que “acá lo cuestionable es que éticamente es inaceptable, porque un partido que se viste con los pobres, que en su discurso ataca la riqueza, al lucro, al empresariado… es muy criticable porque están contra el lucro y han estado lucrando. Acá resalta la inconsistencia del discurso, por ejemplo, por un lado se ataca a la dictadura y por otro se preocupan de ver las inversiones de la empresa del yerno de Pinochet o le piden plata para que le financie las campañas, porque varios del PS recibían plata para las campañas… Yo no tengo problemas en decir que soy de derecha, con todo lo que eso involucra, pero el PS no puede vestirse de una manera y actuar de otra, porque es éticamente reprochable”.

Finalmente, Farcas destacó que “cuando la derecha intenta destruir a los partidos de la Nueva Mayoría, lo que hace es pavimentarles el camino a la demagogia y el populismo, como ha ocurrido en otros países, como Venezuela. Mientras Boric lleva a su familia a pasear en un buque de la Armada y Jackson arregla su oficina con cinco millones de pesos, nosotros nos enfocamos en este tipo de cosas, lo que ha llevado también a las situaciones vividas en España, por ejemplo, en Chile estamos haciendo lo mismo. El Frente Amplio es un grupo de personas que piensan que la historia parte con ellos, que no huno nada antes de ellos, pasaron de la mesada a la dieta parlamentaria, y tienen una mitrada que es poco consistente y congruente, es un riesgo, se pavimente el camino para que en chile exista una alternativa populista, y el gran objetivo del frente amplio es destruir el PPD y el PS porque ahí está el enemigo”.

/gap