El Departamento de Estado de Estados Unidos brindó este viernes nuevos detalles de la “Operación Cruz del Sur”, que forma parte los “esfuerzos (de la guardia costera) para construir asociaciones regionales de seguridad marítima y contrarrestar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada en el Atlántico Sur”.

La agencia que administra la política exterior del país norteamericano y está liderada por Mike Pompeo celebró el despliegue inaugural del USCGC Stone -un buque patrulla de la clase Legend que monitoreará en detalle la situación en la región durante los próximos meses- y afirmó que esta maniobra “fortalecerá la cooperación y mejorará la seguridad en toda la región”.

El informe del gobierno de Donald Trump remarcó que las acciones relacionadas de la nave ya han comenzado: el pasado 9 de enero, en Guyana, el USCG Stone y la Guardia Costera de las Fuerzas de Defensa de Guyana participaron en una serie de ejercicios de cooperación contra la pesca ilícita, siendo la primera de esas operaciones realizada conjuntamente en el marco del nuevo acuerdo de shiprider ratificado en 2020. El documento permite la realización de patrullas marítimas y aéreas conjuntas para interceptar actividades ilegales, ente ellas la pesca ilegal y el tráfico de narcóticos.

Además, el USGCS Stone -bautizado así en honor al aviador Elmer Fowler Stone- se asociará próximamente con la Armada brasileña en patrullas conjuntas, haciendo escalas en los puertos de Río de Janeiro y Salvador.

El buque también visitará Montevideo, en Uruguay, en la que será la primera visita de un barco de la Guardia Costera de los Estados Unidos a la capital del país sudamericano en más de una década.

El comunicado confirmó además que, en la que será su parada más meridional, el Stone visitará Mar del Plata, Argentina, para “una bienvenida ceremonial por parte del servicio hermano de la Guardia Costera de EEUU, la Prefectura Naval Argentina, antes de que regrese a casa”.

El Departamento de Estado indicó que, durante este viaje, el USCG Cutter Stone también llevará a cabo la gama completa de misiones reglamentarias de la Guardia Costera según las circunstancias que lo justifiquen. Y reportó que la tripulación del Stone ya ha interceptado un barco de carga rápida en el Caribe, incautando más de 900 kilogramos de cocaína el 7 de enero al sur de la República Dominicana.

“Los Estados Unidos están a la vanguardia de los esfuerzos por hacer frente a la pesca ilícita, no declarada y no reglamentada, entre otras cosas mediante la labor en instituciones multilaterales para fortalecer las normas que rigen la pesca internacional y la colaboración bilateral con los Estados costeros, portuarios y comerciales del mundo”, señaló el comunicado.

Y añadió: “El valor de la producción mundial de captura de pescado en 2018 superó los 151.000 millones de dólares, y se estima que la pesca ilícita, no declarada y no reglamentada da lugar a decenas de miles de millones de dólares de pérdidas de ingresos cada año. La pesca ilegal pone en peligro la seguridad alimentaria mundial, desestabiliza la seguridad económica de los Estados con costa y viola la soberanía de los Estados al socavar los acuerdos internacionales y las medidas de conservación de la pesca”.

“En el Atlántico Sur, alentamos a nuestros asociados regionales a que se mantengan vigilantes mientras colaboramos para proteger las aguas que compartimos, e instamos a nuestros asociados a que ratifiquen y apliquen medidas internacionales como el Acuerdo de la FAO sobre medidas del Estado rector del puerto”, concluyó el texto del Departamento de Estado de EEUU.

/