Signos progresivos de recuperación mostró la aviación comercial durante los últimos meses del año pasado. En noviembre viajaron 608.883 pasajeros en vuelos nacionales e internacionales, luego en diciembre la cifra aumentó a 784.578 personas. Así, en todo 2020 fueron transportados 9.404.620 pasajeros, lo que comparado con 2019 representa una caída de un 64%.

La pandemia no sólo afectó fuertemente las finanzas de las aerolíneas, también de los operadores de aeropuertos. Hoy, la situación mantiene enfrentados al Ministerio de Obras Públicas (MOP), con Nuevo Pudahuel, la empresa concesionaria del terminal aéreo de Santiago, Arturo Merino Benítez (AMB), la principal puerta de entrada al país. Los principales accionistas, los franceses Aeroports de Paris y Vinci Airports, comunicaron al Estado de Chile su intención de acudir al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi). Piden que se les extienda el plazo del contrato de concesión producto de la pandemia, solicitud que -hasta ahora- no ha sido aceptada por las autoridades.

Sin embargo, el aeropuerto de Santiago no es el único terminal aéreo del país que se ha visto afectado por la pandemia. Los aeropuertos regionales también sufrieron una drástica disminución en el flujo de personas, lo cual también ha golpeado directamente los ingresos de las concesionarias a cargo de su operación.

El aeropuerto Andrés Sabella de Antofagasta, acumulaba a octubre de 2020 una disminución de 39% en ingresos, en relación a igual periodo de 2019, según informó a la Dirección General de Concesiones. El aeropuerto El Loa de Calama, en tanto, acumulaba una caída de 63% al mismo mes. Ambos aeropuertos son los que mueven la mayor cantidad de pasajeros a nivel regional. Por el terminal aéreo de Antofagasta, en 2020 -de acuerdo a cifras de la Junta de Aeronáutica Civil (JAC)– transitaron 548.355 pasajeros en vuelos nacionales, versus los 1.079.319 que se movilizaron por el recinto en 2019, lo que representa una caída de 49%. Dicho aeropuerto está a cargo desde 2011 de la compañía suiza Aport -cuyo principal accionista es Zurich Airport International- y la concesión tiene un plazo variable, dependiendo del momento en que se complete la cantidad de ingresos (en valor presente), por concepto de tasa de embarque, que la concesionaria solicitó en la propuesta que se adjudicó esta concesión.

/