El Chelsea rescindió el contrato de Frank Lampard hace unos días y el técnico comprobó en primera persona la sensación de ser despedido, lo mismo que tuvo que sentir André Villas-Boas allá por el año 2012 cuando también perdió su cargo en el banquillo del equipo inglés.

Sin embargo, según ha desvelado Gary Neville, en aquella destitución también tuvieron que ver los jugadores, entre ellos el propio Lampard que por entonces estaba aún en activo en su carrera futbolística y era uno de los líderes de aquel vestuario del Chelsea.

“Villas-Boas había elegido el equipo por la tarde de un partido de la Liga de Campeones. Y dejó fuera a Frank Lampard, Michael Essien y a otro gran jugador. Recuerdo que los jugadores del Chelsea en ese momento llamaban a los medios de comunicación y trataban de que lo despidieran”, contó el ex jugador en The Gary Neville Podcast . “Frank era parte de ese grupo”, continuó.

“El Chelsea ha sido realmente un club de fútbol brutal para los entrenadores durante muchos, muchos años”, asegura Neville. Lampard había firmado un contrato de tres temporadas, pero apenas ha durado una y media en el cargo de entrenador del Chelsea. “Lampard ha sufrido esa brutalidad la semana pasada, por lo que debería ser el menos sorprendido porque ha estado en el club cuando fueron despedidos Villas-Boas, Scolari y todos los demás que han ido y venido”, dice Neville. A Villas-Boas lo echaron a los nueve meses de su llegada.

EL TURNO DE TUCHEL

Chelsea despidió este día lunes a su entrenador, Frank Lampard, debido a los malos resultados obtenidos en los últimos partidos, y fueá sustituido por el alemán Thomas Tuchel, según adelantó el canal de televisión Sky Sports.

Con esta decisión, el antiguo centrocampista de Chelsea, de 42 años, deja el puesto tras apenas 18 meses, con el equipo en novena posición en la Premier League después de 19 partidos y fuera de puestos de copas europeas, tras la reciente derrota ante Leicester City.

Su última victoria fue este domingo, cuando el club se impuso 3-1 en la FA Cup frente a Luton.

“Fue una decisión muy difícil, y que no fue tomada a la ligera por el propietario (Roman Abramovich) y el Consejo”, señaló el club en un comunicado.

A juicio de Chelsea, “los recientes resultados y actuaciones no han respondido a las expectativas del club, dejándolo a mitad de tabla sin ningún camino claro hacia una mejoría”.

Chelsea fue uno de los equipos que más se reforzó a comienzos de temporada con la llegada de jugadores como Thiago Silva o Timo Werner, pero los malos resultados de los blues llevaron a la salida de Lampard.

Por Ignacio Soto Bascuñán