En la antesala de la Copa América Centenario, Lionel Messi fue acusado de fraude fiscal. Posteriormente fue condenado junto a su padre, pero la defensa de la ‘Pulga’ presentó un recurso de casación. Sin embargo, hoy el Tribunal Supremo de España ratificó la pena de 21 meses de cárcel para el zurdo.

La justicia hispana consideró que el ariete del Barcelona tenía conocimiento de que debía pagar sus impuestos, por lo que no se aceptó que alegara ingenuidad o ignorancia respecto a esto, dado que Messi dijo que era su padre quien veía todos esos temas.

“No resulta acomodado a lógica admitir que quien percibe importantes ingresos ignore el deber de tributar por ello. Cualquiera que fuera su ingenuidad, las actuaciones que indican que interviene personalmente, y no solamente estampando su firma en documentos, revelan su plena conciencia de que ese camino llevaba inexorablemente al resultado de la defraudación fiscal”, dice le fallo.

Si bien Messi no tendrá que ir a la cárcel por tratarse una pena inferior a dos años, al zurdo se le mantuvo la sentencia de 21 meses  de prisión y la multa de 2.093.000 euros. Mientras que a su padre se le redujo la pena a 15 meses por cooperar con la justicia y restituir algo de los dineros defraudados.

Por Ignacio Soto Bascuñán