El paro de aduanas que afecta los puertos de Chile, causó molestias en los sectores comerciales de Bolivia quienes vieron comprometidos sus envíos, hecho que su Presidente Evo Morales consideró como una “agresión económica”.

La huelga en el puerto de Iquique y otros lugares fronterizos, dejó varados desde el miércoles a unos 800 camiones bolivianos, según representantes del sector del transporte de carga.

“Este tipo de medidas que se desarrollan en Chile, es única y exclusivamente responsabilidad del gobierno chileno”, señaló a periodistas el dirigente transportista Gustavo Rivadeneira.

El presidente boliviano Evo Morales señaló a través de Twitter que “un nuevo paro aduanero en la frontera con Chile es una agresión económica a Bolivia”, haciéndose eco del reclamo de empresarios y transportistas sobre el daño que comenzaron a sufrir desde el miércoles.

Morales agregó que “Chile sigue incumpliendo el artículo 6 del Tratado de 1904. No hay libre tránsito” y que deben garantizar para la circulación de la mercadería de importación y exportación boliviana.

Un informe de la cancillería boliviana, de 2016, señala que entre 2010 y 2014 se registraron en puertos de Chile un total de 146 días de huelgas laborales, por diferentes motivos y que pidió a organismos internacionales, como Cepal, cuantificar ese daño, aunque esos datos aún no se conocen.