Nueve meses permaneció en prisión, por orden del gobierno de Nicolás Maduro, el periodista chileno- venezolano Braulio Jatar. Solo en la jornada del jueves 25 de mayo, la medida fue modificada por arresto domiciliario. Llama la atención que durante todo ese tiempo, el Colegio de Periodistas de Chile, que preside la militante del Partido Comunista (PC), Javiera Olivares, quien está en el cargo desde 2014 y se mantendrá hasta el 2018, manifestó un débil, o prácticamente, nulo respaldo de solidaridad frente a la situación del director del periódico digital Reporte Confidencial, de Venezuela.

Muchos hubieran esperado por parte del gremio chileno una voz potente en defensa de la libertad de expresión, de cuestionar todo acto en el que se aplique censura y se intente evitar que la ciudadanía esté informada, en particular, de los hechos que ocurren bajo la dictadura en Venezuela liderada por Nicolás Maduro. En tal sentido, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) asegura que Jatar fue arrestado por difundir videos de una protesta contra el Presidente en la Isla de Margarita.

En septiembre de 2016, la mesa directiva del Colegio de Periodistas de Chile,  encabezada por Javiera Olivares se limitó a mencionar en una declaración pública que se difundió en el sitio web del gremio que “como orden profesional que agrupa a los periodistas chilenos, siempre nos implicará preocupación la detención de quien ejerce en el rol de la comunicaciones,  por ello, en este caso, nos preocupa que un proceso judicial ​iniciado por motivos distintos, pueda lesionar el derecho a informar”. Además, de manera escueta se aseguró en el documento que harían seguimiento al desarrollo del proceso judicial en contra de Braulio Jatar. O sea, en palabras simples, observar desde la vereda del frente, con distancia, desde lejos, no involucrarse. ¡Vaya forma de un gremio de periodistas a la hora de defender la libertad de expresión!

Frente a esa realidad, vale la pena preguntarse lo siguiente: ¿Cuánto pesa en el Colegio de Periodistas que su presidenta sea militante comunista, partido de la Nueva Mayoría convencido de que en Venezuela no hay dictadura? Dentro de ese gremio también son varios los militantes del PC, disciplinados a las directrices que ordena la cúpula que lidera, Guillermo Tellier.

Hay que recordar que en marzo de 2017, frente a la intervención del Tribunal Supremo de Justicia en el Poder Legislativo de Venezuela, el presidente del Partido Comunista y diputado, Guillermo Tellier afirmó: “la mayoría de los chilenos tenemos una dramática experiencia sobre lo que es un golpe de Estado. Venezuela no es una dictadura (…) Venezuela ha sido permanentemente hostigada por el poderío de Washington”. Agregando que es un momento en que se deben privilegiar todos los esfuerzos para reimpulsar el diálogo político en Venezuela. “Y evitar la polarización y la confrontación al interior de esa nación hermana. Nuestro país puede jugar un rol activo e incidente en esa dirección, que nosotros apoyamos resueltamente”.

Cuando se trata de la detención de un comunicador en Venezuela, cuya esposa (Silvia Martínez) ha afirmado en los medios de comunicación que “Braulio fue amenazado desde 2014 por informar y que ha sido objeto de decisiones injustas, frente a lo que debemos ser cuidadosos”, la presidenta del Colegio de Periodistas de Chile, Javiera Olivares nunca anunció que se recurrirá a la justicia, a los organismos internacionales para que en la detención y, ahora, arresto domiciliario de su colega chileno-venezolano no se transgredan sus derechos. Sin embargo, cuando la dirigente del PC no tiene tapujo ni problema alguno en involucrarse y alzar la voz es el caso del candidato Sebastián Piñera y el artículo publicado en Radio Cooperativa y que llevó a una periodista (Nathaly Álvarez) a presentar su renuncia, aduciendo que el texto original en que habría revelado que en 2010, Sebastián Piñera, tenía participación en AntarChile, ligada a la familia Angelini y controladora de la pesquera Corpesca, fue modificado, posteriormente, por presiones ejercidas por el círculo directo del ex Presidente, el mismo que le genera pesadillas al Partido Comunista si gana las elecciones presidenciales de noviembre de 2017.

Desde la mesa directiva del Colegio de Periodistas anunciaron que llegarán a los tribunales de justicia por lo que consideran presiones indebidas e intento de censura, asegurando que “nos parece de extrema gravedad todo lo ocurrido en este caso. Es una muestra clara de que aún en nuestro país existen actores intocables que usan su poder para modificar una investigación periodística de un medio como es Radio Cooperativa, simplemente, por el hecho de poseer una importante cuota de incidencia económica y política”.

Asimismo, desde el gremio se indicó que “hemos tomado conocimiento de las presiones indebidas por parte del comando de Sebastián Piñera, y la actitud adoptada por la dirección de Radio Cooperativa al desligarse de su propia responsabilidad editorial, lo que configuraría un caso de presiones indebidas e intento de censura, vulnerando la garantía constitucional a la Libertad de Expresión de todo ciudadano y de los periodistas en general, afectando además el derecho de la ciudadanía toda a acceder a información e interés público”.

Así las cosas, parece que la presidenta del Colegio de Periodistas, Javiera Olivares y la mesa directiva que la acompaña sólo en algunos casos muy particulares defienden con todo la libertad de expresión, especialmente, cuando a quien se responsabiliza es de la centro derecha. No ocurre lo mismo, a la hora de hablar de personajes a los que el Partido Comunista admira como es Nicolás Maduro.

Por Daisy Castillo Triviños para EL MURO

/gap