Pronosticadores de Estados Unidos estimaron el jueves que la temporada de huracanes en el océano Atlántico será más intensa de lo habitual en 2017, luego de que el año pasado se registró uno de los sistemas de tormenta más letales, que causó la muerte de cientos de personas y daños por US$10.000 millones.

Meteorólogos del Centro de Predicción Climática de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por su sigla en inglés) proyectaron un 70% de probabilidades de que se registren entre 11 y 17 tormentas tropicales lo suficientemente intensas para recibir nombre en esta temporada, que dura seis meses y comienza el 1 de junio.

 “Hay potencial para una gran actividad de tormentas este año”, dijo Ben Friedman, administrador del NOAA, en una conferencia de prensa en College Park, Maryland

Entre cinco y nueve de las tormentas podrían convertirse en huracanes -con vientos de 120 km/h o más-, incluidos dos a cuatro huracanes de categoría elevada, es decir con vientos de al menos 180 km/h, precisó Friedman.

La región de huracanes del océano Atlántico cubre el Atlántico norte, el mar Caribe y el Golfo de México, dijo Gerry Bell, especialista del NOAA. Los estadounidenses que viven en la costa del Golfo y del Atlántico, los mexicanos y los habitantes de las naciones que rodean al Mar Caribe podrían resultar afectados.

Las estadísticas para 2017 son superiores a las predicciones del año pasado de entre 10 y 16 tormentas y cuatro a ocho posibles huracanes. Esta temporada, los pronosticadores utilizarán herramientas más sofisticadas para rastrear y predecir con exactitud la intensidad de las tormentas.

Pero Friedman advirtió a los residentes, especialmente de las zonas costeras, a prepararse con tiempo: “No podemos detener a los huracanes, pero podemos prepararnos para ellos”.

En octubre de 2016, el huracán Matthew provocó la muerte de cientos de personas en su paso devastador por Haití, y dejó 34 víctimas fatales en Estados Unidos, además de causar daños por miles de millones de dólares, convirtiéndose en uno de los más letales y costosos de la historia.