Las estanterías de supermercados y otros comercios en la mayoría de las ciudades venezolanas lucen abarrotadas y con una importante variedad de productos nacionales e importados, un panorama muy diferente al de hace unos años, cuando el país registró una escasez sin precedentes como consecuencia, entre otras cosas, de las políticas de control implementadas por el gobierno.

Las largas filas de ciudadanos esperando poder adquirir una cantidad limitada de alimentos o artículos básicos a pecios controlados especialmente entre 2013 y 2017, ya no se ven. Ahora los estantes están llenos, pero la hiperinflación destruyó la capacidad de compra.

“Todo está muy caro” … “Esto no hay quien lo aguante”, comentan en presencia de la VOA clientes en un supermercado en el este de Caracas, mientras la mayoría toma un producto, lo revisa y vuelve a dejarlo en su lugar tras constatar el precio.

¿Por qué hay productos y por qué la mayoría no puede costearlos?

Consultado por la Voz de América, Jesús Casique, director de Capital Market Finance, explica que aunque el gobierno no levantó los duros controles cambiarios implementados desde el 2003, sí “dejó flotar” el tipo de cambio, lo que permitió que bajara el desabastecimiento.

“El problema que está atravesando Venezuela actualmente es que el poder adquisitivo está pulverizado, producto del incremento de los precios, del tipo de cambio que ha venido incrementando de forma significativa y de las expectativas de los agentes económicos”, agregó el especialista.

El economista afirmó: “Tenemos dos Venezuela, una hurgando en la basura y otra que genera ingresos en divisas o un patrimonio holgado, que tiene acceso a satisfacer sus necesidades”.

Consultado sobre las políticas que deberían implementarse para lograr aumentar la capacidad adquisitiva, Casique sostiene que en primer lugar debe respetarse el artículo 320 de la Constitución que, entre otras cosas, plantea que “el Estado debe promover y defender la estabilidad económica, evitar la vulnerabilidad de la economía y velar por la estabilidad monetaria y de precios para asegurar el bienestar social”.

/Por Carolina Alcalde / para voanoticias.com