El juez federal de distrito Jesse Furman en Manhattan dijo que las transferencias realizadas del 11 de agosto de 2020 eran “transacciones finales y completas, no sujetas a revocación”.

Citigroup planea apelar. “Creemos que tenemos derecho a los fondos y continuaremos buscando una recuperación completa de ellos”, dijo una portavoz.

Como agente de préstamos de Revlon, Citibank transfirió $893 millones a los prestamistas de la compañía de cosméticos, aparentemente para liquidar un préstamo que no vence hasta 2023, pero la intención de enviar un pago de intereses por tan solo 7.8 millones de dólares

El banco con sede en Nueva York aseguró que se trató de un error humano, y algunos prestamistas accedieron a devolver el dinero que les enviaron.

Pero 10 administradores de activos, incluidos Brigade Capital Management, HPS Investment Partners y Symphony Asset Management, se negaron y Citigroup demandó para recuperar aproximadamente 501 millones de dólares que recibieron.

El banco dijo que los prestamistas de Revlon sabían o deberían haber sabido que las transferencias eran un error y que Revlon, controlado por el multimillonario Ron Perelman, no podía permitirse un pago tan grande.

En una decisión de 101 páginas, luego de un juicio de seis días en diciembre, Furman dijo que las transferencias eran una “descarga por valor”, que igualaba “hasta el último centavo” lo que se les debía a los prestamistas.

“Los prestamistas que no regresan creían, y estaban justificados al creer, que los pagos eran intencionales”, escribió Furman. “Creer de otra manera, creer que Citibank, una de las instituciones financieras más sofisticadas del mundo, había cometido un error que nunca antes había ocurrido, por una suma de casi mil millones de dólares, habría sido casi irracional”.

/