“El 2020 fue particularmente bueno para Brasil, pero no tanto para los otros países en términos de producción”, dice a la AFP Carlos Mera, analista de RaboBank en Londres.

El mayor productor mundial celebró una cosecha récord el año pasado: 63,08 millones de sacos de 60 kilos, un 27% más que en 2019, según la Compañía Nacional de Abastecimiento.

El 77% del café brasileño es de variedad arábica, de mejor calidad que la robusta.

En cambio Vietnam, el mayor productor de este último tipo, recolectará un 7% menos en 2020/21 que la cosecha inédita del periodo anterior. El tiempo seco bajó a 29 millones de sacos la producción, de acuerdo al Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Meca del mejor café suave del mundo, Colombia también disminuyó un 6% su producción en 2020, con 13,9 millones de sacos, según la Federación Nacional de Cafeteros.

Con Etiopía a la cabeza entre una veintena de países, África pasó el año sin altibajos.

El continente “es muy estable porque hay mucha distancia entre los países, distintos climas, no sufren tanto por los precios porque es más extensiva la producción y hay menores costos de fertilizantes”, describe Mera.

El mundo produjo 0,9% menos de café en 2019/20 con respecto al periodo anterior.

/