La Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) señaló que el caso de espionaje que afecta al gremio es “inmensamente dañino”.

En una declaración de siete puntos, el gremio indicó que “este episodio, inédito en la Sofofa, es inmensamente dañino para nuestra institución, para el empresariado, para la credibilidad pública y para nuestro país”.

Añadió que “en lo personal, a los directivos de nuestra organización empresarial, les duele y afecta que se hayan vulnerado principios básicos de respeto a las personas e instituciones”.

Respecto a las elecciones que se deben desarrollar el próximo miércoles, la Sofofa afirmó que “reafirmamos nuestro compromiso con la institucionalidad y los procedimientos de nuestra organización, incluido el proceso electoral en curso, los que no se verán afectados por esta agresión de la que Sofofa, en su conjunto, ha sido víctima”.

El caso


El gremio que lidera Hermann von Mühlenbrock afirmó en la declaración que la semana pasada contaron con antecedentes de la posibilidad de una “vulneración de la seguridad y privacidad de nuestras instalaciones”.

Luego de ello, la Sofofa confirmó que encargaron a una empresa la revisión completa de las oficinas y equipos de comunicación, tras lo cual remitieron los antecedentes al Comité Ejecutivo, acordando presentar de forma unánime una denuncia ante el Ministerio Público, para esclarecer lo sucedido. Junto con lo anterior, también se informó a Bernardo Larraín Matte, único candidato para asumir la presidencia y a Patricio Jottar, gerente general de CCU.

“Consideramos que estos hechos son de la mayor gravedad y es fundamental una acuciosa investigación, para lo cual tomaremos todas las acciones y medidas necesarias para colaborar en su esclarecimiento”, dijo el gremio en la declaración.

/gap